viernes, 26 de febrero de 2010

Diálogos Inolvidables: Mi Idaho Privado


Mi Idaho Privado /
Mi Mundo Privado
(My Own Private Idaho, 1991)


Director: Gus Van Sant.

Guión: Gus Van Sant.

Elenco: River Phoenix, Keanu Reeves, William Richert, Udo Kier, Tom Troupe, Chiara Casselli.

Premios: Mejor Actor (River Phoenix) en el Festival Internacional de Cine de Venecia.






Mike Waters (River Phoenix) y Scott Favor (Keanu Reeves) son dos chaperos menores de 21 años que se ganan la vida vendiendo su cuerpo a hombres en las calles de Portland, Oregon. Ambos forman parte de una ruidosa familia de marginados que se dedican a los hurtos, las estafas y la prostitución, liderada por Bob Pigeon (William Richert), un personaje carismático de mediana edad, que hace las funciones de mentor y proxeneta. Mike lleva más de tres años en la calle, es tímido, cariñoso y soñador. Nacido y criado en Idaho, es homosexual y padece frecuentes crisis de narcolepsia asociadas a situaciones de tensión, estrés, desánimo o añoranza de la madre que le abandonó cuando era un niño. Por su parte, Scott, heterosexual, es hijo de una familia acomodada de Portland. Ha abandonado su casa por rebeldía, inconformismo y para molestar a su dominante pero parapléjico padre, alcalde de la ciudad. Solo espera la muerte de éste para heredar una gran fortuna. Un día Mike le propone a Scott que le acompañe a buscar a su hermano y luego a su madre, una búsqueda que los reunirá con personajes variopintos y que concluirá en Europa, donde Scott se enamora de una chica rural para desanimo de su compañero.





La secuencia nos ubica en un descampado cercano a la carretera estatal de Idaho. Es de noche y como su motocicleta no funciona, Mike y Scott se han estacionado junto a una hoguera que les dará calor mientras pernoctan en las áridas llanuras del noroeste americano. Antes de dormir, conversan sobre sus relaciones fraternales y la necesidad de sentirse integrado, amado por alguien. Mike, tan taciturno como siempre, se muestra tímido al encarar sus sentimientos, habla casi susurrando, suelta palabras inconexas, a menudo frases entrecortadas, pero finalmente se atreve a confesarle a su amigo lo que ya lleva guardando en su interior desde hace algún tiempo.




Mike: Si yo tuviera una familia normal, y una buena educación, entonces habría sido una persona bien adaptada.
 
Scott: (ríe) Depende de lo que llames “normal”.

Mike: Sí, así es. Bueno, ya sabes, normal, como-como una mamá y un papá y un perro y mierdas como esas. Normal. Normal.
 
Scott: ¿Así que nunca tuviste un perro normal?
 
Mike: No, no tuve un perro.
 
Scott: ¿No tuviste un... un papá normal?
 
Mike: No tuve un perro o-o-o un papá normal de ninguna manera... Está bien. No siento lástima por mí mismo, quiero decir, siento que estoy, siento que estoy, ya sabes, bien adaptado.
 
Scott: [ríe] ¿Qué es un padre normal?
 
Mike: No lo sé. [Pausa] Me gusta hablar contigo. Quiero decir que me gusta, eh, realmente hablar contigo. Quiero decir que estamos hablando ahora mismo, pero, sabes, yo no sé, yo-yo no siento cómo puedo estar... [Pausa] Yo no siento cómo puedo estar cerca de ti. Quiero decir que estamos cerca, ya sabes, ahora mismo estamos cerca, pero, quiero decir, tú sabes...
 
Scott: ¿Cuán cerca?, quiero decir...
 
Mike: No lo sé, qué importa.
 
Scott: ¿Qué?
 
Mike: ¿Qué significo para ti?
 
Scott: ¿Qué significas para mí? Mike, eres mi mejor amigo.
 
Mike: Lo sé, hombre, lo sé ... lo sé ... Sé que soy tu amigo. Somos buenos amigos, y eso es bueno que seamos, tú sabes, buenos amigos. Eso es algo bueno.
 
Scott: Entonces...
 
Mike: Entonces yo solo ... [Pausa] Está bien. Vamos a ser amigos. [Pausa]





Scott ha comprendido el rumbo que lleva la conversación y lo que su compañero en verdad trata de decirle, así que deja en claro sus preferencias.

Scott: Yo sólo tengo sexo con un chico por dinero.

Mike: Sí, lo sé, quise decir...

Scott: Y dos chicos no pueden amarse.

Mike: Si. Bueno, yo-yo, no lo sé, quiero decir, quiero decir que para mí… Yo podría amar a alguien, incluso si yo, tú sabes, no me pagaran por ello. Te amo y... tú no me pagas.

Scott: Mike...

Mike: Yo realmente quisiera besarte, hombre (el chico ha evitado verlo a la cara, y su amigo no sabe que responder). [Pausa] Bueno, buenas noches, hombre. (Mike abraza sus piernas de forma particular y queda cabizbajo, pero pronto levanta la cabeza para decir una cosa más, aunque sigue sin verlo de frente) Te amo, a pesar de todo. [Pausa] Tú lo sabes... Te amo.

Scott: [acomoda la maleta que le servirá de almohada] Bien, ven aquí, Mike. (Lo llama dándole unas palmadas al suelo y abriéndole los brazos en actitud de correspondencia) Vamos a ver. Podría ser divertido. Sólo vamos a ver, vamos.




Mike sin pensarlo un instante se dirige hacia Scott y éste lo abraza con ternura, dispuesto a concederle a su amigo de oficio lo que tanto anhela, después de todo, el rubio chico es más atractivo que muchos con los que Scott se ha acostado por rebeldía, y aunque su relación no tenga futuro, al menos por esa noche los jóvenes no pasarán frío y podrán experimentar lo que es sentirse amado por alguien más, por su mejor amigo.



1 comentario:

  1. Gracias!!! Me ha costado un monton encontrar esta preciosidad de dialogo, y al fin aparecio aqui.
    Y encima acompañado por esas preciosas fotos...
    Tengo que confesar que esperaba muchisimo mas de la peli (la vi esta noche, llevaba mucho tiempo queriendo verla), pero aun asi esta escena me ha chiflado.
    Saludos y enhorabuena por el blog! :D

    ResponderEliminar