lunes, 24 de marzo de 2014

15 Mitos para ganar Eurovisión (III)



MITO 3: ¡Muerte al Televoto!

La historia eurovisiva desde la implementación del televoto, o voto del público, está llena de cuestionamientos acerca de su fiabilidad y de su gusto musical. Es cierto que uno pensaría que al haberle dado en el año 2000 el poder al público para decidir resultados, este siempre se inclinaría en favor de las propuestas más comerciales, de los ritmos más eclécticos, excéntricos, bizarros o hasta más festivaleros.

Cierto que muchas veces ha perjudicado a temas que los entendidos puntúan con mayor calidad, relegándolos en favor de otros más cuestionables. Pero también es cierto que como mal necesario, apostar por su eliminación o reducción del porcentaje de influencia, no impediría que las votaciones finales nos sigan dejando muchas veces con un amargo sabor de boca. Pues el equilibrio que se consigue sumando los votos del jurado con los del público ha tenido más aciertos que errores. Además el voto de la mayoría (público continental), en términos económicos, siempre representa un indicador de la música que “está de moda”, de “lo que se puede vender”, de lo que “gusta” y por lo que tienen que apostar las disqueras. 

En el mismo sentido, y como ya han demostrado pasadas ediciones del Festival, en ocasiones el televoto se revela contra el jurado mostrándose más conocedor y más exigente que él, en cuestiones de producción, voz, puesta en escena, vestuario y valoración de la letra y armonía en una canción. Y temas “malos” o “medianamente buenos” que encumbra el jurado, el televoto se encarga de evidenciar y echarlos a la cola. Cuando un país elige su candidatura basado en que “recibirá gran apoyo del televoto”, comienza con el pie izquierdo, porque éste odia que se le trate de predecible y castiga sin contemplaciones.




En el reinado del televoto que va del 2000 al 2009, el público tuvo más aciertos que errores a la hora de juzgar el mejor tema del Festival. Recordemos que fue él quien eligió como ganadoras a canciones que nadie pensaba tendrían muchas posibilidades de ser votadas, como el Fly on the Wings of Love, de Dinamarca; Molitva, de Serbia o el Believe, de Rusia, por encima de temas mucho más comerciales.


Canción: Fly on the Wings of Love (Vuela en las Alas del Amor)
Intérprete: Olsen Brothers
País: Dinamarca
Lugar obtenido: 1er. Lugar





De igual modo, fue el televoto quien se atrevió en la edición de Kiev 2005 a dar un duro golpe al ego y expectativas del país anfitrión y del Big Four, relegándolos a los últimos puestos de la tabla: Ucrania (20°), España (21°), Reino Unido (22°), Francia (23°), y Alemania (24°).

En 2011, por ejemplo, Eslovenia mandó un tema para muchos regular (No One) que hizo pensar que el jurado no dejaría pasar de la semifinal, y no solo pasó, sino que en la tabla de resultados el jurado la colocó en su cuarto lugar de preferencias por encima de temas mucho más “de su estilo”, como el Sognu de Francia (11°); el Coming Home de Islandia (19°); el What about my dreams? de Hungría (21°), y el Da, da, dam de Finlandia (17). Mientras que contra todo pronóstico el televoto relegó a la representante eslava al puesto 22°. ¿Quién tuvo razón? Juzgad ustedes.


Canción: No One (Nadie)
Intérprete: Maja Keuc
País: Eslovenia
Lugar obtenido: 13er. Lugar





De igual manera, en Bakú 2012, lo que uno esperaría que gustase al gran público, como el rítmico Be my Guest de Ucrania, fue denostado por éste y colocado en un vigésimo lugar de preferencia; mientras que contrario a las expectativas de que al jurado no le gustaría esta canción, los profesionales de la música acabaron premiándola con un séptimo puesto, por encima del When The Music Dies de Azerbaiyán (8°), el Korake Ti Znam de Bosnia & Herzegovina (15°); el Crno i Belo de ARY Macedonia (17°), el Never Forget de Islandia (19°); y el colmo del desprecio, el Love Will Set You Free de Reino Unido (26°), que si no hubiera sido por el televoto que la salvó, la canción hubiera terminado en último lugar con 0 points para su veterano interprete Engelbert Humperdinck.


Canción: Be My Guest (Se mi invitado)
Intérprete: Gaitana
País: Ucrania
Lugar obtenido: 15to. Lugar




En el mismo sentido, un tema tan comercial, visual en su puesta en escena y festivalero, como dicen algunos, que tenía todas las garantías de triunfar en el televoto y hundirse por el jurado, acabó siendo mejor valorada por los expertos que por el público al que iba dirigida. Hablamos del La La Love, de Ivi Adamou de Chipre.


Canción: La La Love
Intérprete: Ivi Adamou
País: Chipre
Lugar obtenido: 16to. Lugar




En conclusión, ni televoto ni jurado aseguran la victoria. Para algunas candidaturas, los profesionales se comportan como “público de a pie” y el público euroasiático no siempre prefiere lo más comercial, sino lo más agradable de ver y escuchar, si son canciones interpretadas por miembros de la tercera edad, mejor, y por supuesto, también apela a la calidad, según sus gustos, claro está.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada