viernes, 30 de diciembre de 2011

Adiós al año que se nos va...



El tiempo pasa, las cosas cambian, la vida acaba… El 2011 se extingue para dar paso al año nuevo 2012. Pero el Blog sigue, y esperamos que la compañía de sus lectores también... Quizá para algunos el 2011 no haya sido satisfactorio, y tal vez para muchos significó el comienzo de mejores oportunidades, del inicio del gran amor, del gran proyecto, de la gran aventura. 12 meses de felicidad o agridulce pasatiempo. Pero lo que viene puede ser mejor, o al menos podemos intentar que sea así…






Al final del 2010 nos preguntábamos que más sorpresas nos traería el nuevo año. Hoy, 365 días después, nos seguimos haciendo la misma pregunta. En cine, curiosamente las mejores realizaciones del 2011 se han guardado para la temporada de premios de fin de año e inicios del próximo. En la mayoría de los países hispanohablantes veremos todo eso en la cartelera del año que viene. El 2012 verá el fin de la trilogía del Batman de Nolan y el Twilight de Stephanie Meyer. Concluyó la saga de Harry Potter pero comienza la de El Hobitt, Los Juegos del Hambre y el reboot de El Hombre Araña. Y la duda surge: ¿Será The Avengers la “mejor” película de Superhéroes de la historia? El listón se antoja demasiado alto, porque ya comprobamos que las precuelas de los X-Men nomás no han tenido la fuerza que se prometió. Pero el taquillazo que supondrá, cortesía de los fans y el público gay, está asegurado. El motivo es más que evidente.









Las expectativas para el 2012 parten de una gran verdad. La añoranza por el cine clásico no ha terminado. Si en la gala del Oscar el clasismo de El Discurso del Rey (The King's Speech, Tom Hooper, 2010) derrotó a la innovación de El Origen (Inception, Christopher Nolan) o la contemporaneidad de La Red Social (The Social Network, David Fincher), para la entrega no. 84 ya se prevee como certeras las candidaturas (¿y triunfos?) de The Artist (Michael Hazanavicius), Meryl Streep y Michael Fassbinder en los apartados principales. Streep y Leo Di Caprio recrean a personajes de trascendencia histórica contemporánea, y The Artist, se presenta como un emotivo retrato del Hollywood de antaño, cuando las talkies desplazaban al cine silente y sus actores conocían el ostracismo y el relevo.









En My Week with Marilyn, Michelle Williams y Kenneth Brannagh hacen lo propio en la piel de Marilyn Monroe y Laurence Olivier, respectivamente. Mientras el guapo James Preston se presta a interpretar al ídolo juvenil por excelencia en Joshua Tree, 1951: A portrait of James Dean.











El doblemente oscarizado Daniel Day-Lewis da vida al presidente Lincoln en la biografía que Spielberg prepara sobre el mítico presidente norteamericano, mientras que Benjamín Walker hace lo mismo en Abraham Lincoln: Vampire Hunter, que como su titulo lo indica, será la versión sacrilega del personaje, muy en la línea de Van Helsing: Cazador de Monstruos (2004). El remake que Baz Luhrmann está haciendo de El Gran Gatsby se antoja atrevido y con una lluvia de críticas en espera de desatarse.









Si ya se actualizaron cuentos morales como Alicia en el País de las Maravillas, Caperucita Roja, La Bella Durmiente, La Bella y la Bestia, y hasta El Gato con Botas, para el año que viene tendremos el estreno de las dos versiones que se han hecho de Blanca Nieves, una de aspecto más seria que la otra, tan iguales en su base argumental, pero tan diferentes en sus propósitos comerciales.









Con especial atención se espera el estreno de Prometheus, con un Ridley Scott regresando a los orígenes de Alien (1979), así como también se antoja ver que ha hecho Alfonso Cuarón con George Clooney y Sandra Bullock en Gravity, la nueva película de Tim Burton con Johnny Depp, Dark Shadows, así como Rock of Ages, la comedia musical de Broadway dirigida por Adam Shankman con Tom Cruise, Catherine Zeta-Jones y el joven mexicano Diego Boneta, un chico con aires de divo que comenzó como actor infantil de telenovelas (como Gael García, Diego Luna) y que al no tener en México el éxito musical que esperaba, se lanzó a lo grande a Estados Unidos, y miren nada más a dónde fue a parar.








Y mientras las miradas lujuriosas se han ido apartando de maromos como Ryan Reynolds y Bradley Cooper, y de niños guapos como Robert Pattinson, Taylor Lautner y Zac Efron, la consagración como sex symbol del 2012 parece le llegará al musculoso Henry Cavill, al menos todo el parato publicitario de Superman: Man of Steel lo está intentando. Pero también habrá cabida para que las adolescentes se enamoren de Andrew Garfield como “Peter Parker”, y de Liam Hemsworth y Josh Hutcherson cuando comience la fiebre por Los Juegos del Hambre.










Por otro lado, un montón de secuelas de sonados éxitos comerciales (pero desechables) se irán estrenando en el transcurso de los meses del próximo año, de los más diversos géneros, con los más improbables resultados. Con todo ello nos preguntamos ¿acaso hay poco lugar para la originalidad? Y si el éxito viene acompañado de remakes, precuelas y secuelas ¿es malo el éxito para la creatividad de la cinematografía? ¿Cuántas continuaciones son suficientes: dos, tres, cuatro…? Y ya entrados en materia, ¿Es tan importante que un filme se estrene en 3D para considerase bueno? ¿La película de Almodovar tendrá alguna nominación al Oscar? ¿Se le escapará la estatuilla dorada nuevamente a Meryl Streep? ¿Qué prepara George Lucas para el 2012? ¿Ganará de nuevo el PRI la Presidencia de la República en México? ¿Llegaremos al celebrar el fin del próximo año?...







Eperamos que ustedes, amables lectores, sigan con nosotros, pues el El Edén Sideral tiene reservadas aún muchas sorpresas para el 2012. Recuerden que semana a semana, tienen una cita puntal con este Blog. Mientras tanto, aquí les dejó un clip de video del talento artístico de Televisa realizado el año pasado. La canción es muy buena, así que súbanle a los altavoces... Desde este edén les deseamos que la lluvia de la paz, la esperanza, la felicidad y el amor les pille con el paraguas roto y salpique a todos los que están a su alrededor, derramando sobre ellos dichas y bendiciones. Demósle un beso a la persona amada. Levantemos las copas y brindemos por el presente, por aquellos que se fueron, por los que todavía están con nosotros, por los días que nos restan de vida. Un sabio dijo: la riqueza de un humano se mide por la cantidad y calidad de los amigos que tiene. Gracias a todos ustedes por ser parte de mi fortuna. ¡Feliz Año!

Atte.
Atticus Grey.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada