sábado, 4 de mayo de 2013

Anuario Eurovisión, los Mejores Temas (XLV)


2005

Tras el triunfo de Ruslana, Ucrania y su presidente Viktor Yuschenko decidieron tirar la casa por la ventana. Para eso decidieron que el Festival sería como el despertar del país y un pequeño paso para entrar a la Unión Europea y organizar un campeonato mundial de fútbol, dos de los proyectos a futuro del anterior presidente ucraniano.
 
Por lo tanto, el L Festival de la Canción de Eurovisión se retrasmitió desde Kiev, Ucrania, el 21 de mayo de 2005, por primera vez en la historia en formato panorámico 16:9. La semifinal tuvo lugar el 19 de mayo.
 
Al Festival de 2005 acudieron 39 países: Bulgaria y Moldavia participaron por primera vez, mientras que Hungría volvió tras su paréntesis desde 1998. Se esperaba que Líbano hiciera también su primera aparición pero fue forzado a retirarse después de anunciar que incluiría un bloque comercial durante la interpretación de la cantante de Israel.10 de los 25 países con las puntuaciones más altas de la semifinal se unieron a los 14 países ya precalificados en la final. Ambos eventos se retransmitieron por toda Europa.
 
La TV ucraniana NTU (Natsionalna Telekompanya Ukraïny) eligió para albergar la edición de las bodas de oro el Palacio de los Deportes (Palats Sportu) de la capital, Kiev, con un aforo de 6.000 espectadores. Los organizadores esperaban que este espectáculo impulsara la imagen de Ucrania en el mundo y aumentara el turismo. Por lo que las postales resumían el sentido de la vida ucraniana entre la modernidad y el pasado.
 
Los presentadores del evento fueron Maria "Masha" Efrosinina y el pinchadiscos Pavlo "Pasha" Shylko, junto con la ganadora del concurso anterior, Ruslana, y los famosos hermanos boxeadores ucranianos Vitali Klitschko y Wladimir Klitschko. El ganador recibió un trofeo especial de la mano del propio Víktor Yúshchenko.
 
La ganadora fue la canción griega "My Number One" interpretada por la cantante Helena Paparizou, que consiguió 230 puntos. La canción "Angel" de la intérprete maltesa Chiara fue la subcampeona con 192 puntos. Rumanía, Israel y Letonia alcanzaron el top 5. La anfitriona Ucrania junto con los llamados "cuatro grandes" (Big Four) (España, Reino Unido, Francia, y Alemania) cayeron a los últimos puestos de la lista.

Los dieciséis mejores temas, a juicio de este Blog, fueron:
 

NÚMERO 16

Canción: Lorraine
Intérprete: Kaffe
País: Bulgaria
Lugar obtenido (Semifinal): 19no. Lugar



Curiosidades: El debut de la TV búlgara se produjo en la edición de 2005 en Kiev. La selección nacional culminó rodeada de toda clase de polémicas y considerada escandalosa por algunos medios de comunicación. Y es que, la víspera de la final se dio a conocer una estimación de voto que daba ganadora a la canción Edintsveni (Sólo uno), defendida por el dúo formado por Slavo Trifonov & Sofi Marinova, con el 37% de los votos, en tanto que el grupo Kaffe y su Lorraine sólo iban en quinto lugar. Sin embargo, cuando le llegó la hora de actuar al mencionado dúo, rehusaron cantar su canción alegando que la final estaba amañada en favor del grupo Kaffe, pues no daban crédito a los más de sesenta mil votos por SMS que fueron añadidos de manera súbita e inesperada. Pese a que no cantaron, quedaron en segundo lugar con 48.000 votos (28%) tras la victoriosa Lorraine que sumó casi 77.000 (52%).

Por si esto fuera poco, tiempo después de que el manager del grupo Kaffe declarara que había recibido amenazas del círculo del dúo Slavo & Sofi, la canción Lorraine fue acusada de plagio porque, según numerosos expertos musicales, se parecía demasiado al tema de Ruslan Mainov Don’t go, editado en 2001. Las quejas llegaron incluso hasta el Ministerio de Cultura. Y se supo que, de haber ganado Edintsveni, habría sido descalificada porque se había dado a conocer antes del plazo que manda la UER. Por otro lado, la compañía editora de la supuesta canción plagiada era la misma de Slavo & Sofi. En fin, muchas expectativas ante el debut nacional en Eurovisión y demasiados intereses de autopromoción.

Lorraine fue inicialmente muy mal recibida por los eurofans, que la dejaron última en casi todas las quinielas (excepto en las de la vecina Grecia, donde llegó a ser octava), tal vez por considerarla aburrida y de una tristeza fría y poco emotiva. Hoy la opinión no es tan dura ni tan unánime, y ya se leen comentarios mucho más positivos, del tipo “Una preciosa balada, una apuesta de calidad”. Se trata de una balada con toques de jazz compuesta por dos miembros del grupo, Vesselin Vesselinov-Eko (guitarra bajo y la última incorporación al sexteto) y Orlin Pavlov (la voz cantante, que se unió a sus compañeros tras leer en un periódico que el grupo Kaffe buscaba vocalista).

A los Kaffe les tocó actuar en vigesimoprimer lugar, después de dos grandes apuestas que de hecho pasaron a la Final (el Cool vibes de Suiza y el Vukovi umiru sami de Croacia). Habían causado muy buena impresión en los ensayos y de la rueda de prensa posterior (donde hubo bromas sobre la condición de sex-symbol de Orlin en su país) salieron ufanos y contentos porque algunos periodistas rusos y griegos les hicieron creer que eran favoritos. Fue una interpretación sencilla y sin estridencias (salvo el atuendo naranja del trompetista Martin Tashev) que sumó 49 puntos, una cifra lejana del top10 imprescindible para acceder a la Final. Todos los puntos llegaron de países vecinos excepto un sorprendente 6 del televoto de España.



NÚMERO 15

Canción: Amar
Intérprete: 2B
País: Portugal
Lugar obtenido (Semifinal): 17mo. Lugar



Curiosidades: En esta ocasión la cadena portuguesa invitó a los compositores Alexandre Honrado, Ernesto Leite y José da Ponte a que escribieran la canción para el Festival. Era la primera vez en la historia que esto ocurría. Para la interpretación se invitó a dos jóvenes cantantes procedentes de certámenes televisivos, Rui Drumond y Luciana Abreu. El proyecto incluía la presencia de Dino Alves, creador de moda, y del coreógrafo Marco de Camillis. Era la forma de intentar mejorar el resultado de 2004, cuando Sofia y su Foi magia no pasaron la semifinal de Estambul. Rui Drumond, de 24 años, había participado en la Operação Triunfo de 2003, mientras que Luciana Abreu, de apenas 20, procedía de la edición de 2004 del concurso Idolos. Ninguno de los dos se había llevado el primer premio en sus respectivos concursos, pero ambos consiguieron iniciar carrera profesional en el mundo de la música. La RTP los unió para el festival de Kiev bajo el nombre de 2B.

La canción, titulada Amar, es un canto a la dicha del amor escrito en portugués y en inglés, y es una creación musical de ritmos modernos, alejada de los esquemas folklóricos tan habituales, y debida a Ernesto Leite (corista de Anabela en 1993) y José da Ponte, letrista y compositor de Não sejas mau para mim (Portugal 1986) y Lusitana paixão (Portugal 1991).

La portuguesa fue la tercera canción de la semifinal de Kiev. El dúo 2B estuvo acompañado por cuatro bailarinas-coristas que iban vestidas como Luciana, en colores rojo y plateado, de forma que el traje negro de Rui resultaba un elemento singular. Si controvertidos fueron el vestuario y la puesta en escena en general, mucho más se ensañó la crítica con la interpretación, tan deficiente que se barajaron problemas con el audio, los micros o los ajustes de sonido. Pese a todo, recibió tres 12 (de los televotos francés, alemán y suizo) y un 10 (del televoto belga). Pero esto fue todo, aparte del 5 español. Un total de 51 puntos y la 17ª posición, o sea, eliminación de cara a la final. Igual que en 2004, en 2006 y en 2007, año este último en que la representante portuguesa quedó undécima, a sólo 3 puntos del décimo y último finalista. Al fin, en 2008, llegó la primera superación de una semifinal, y nada menos que con el puesto segundo.



NÚMERO 14

Canción: Let me Try (Déjame Intentarlo)
Intérprete: Luminita Anghel & Sistem
País: Rumania
Lugar obtenido: 3er. Lugar



Curiosidades: Hasta que logró acudir al Festival Eurovisión, la cantante Luminita Anghel participó en varias ocasiones en la final de su país. Estuvo en 1994, 1996, 1998, 2000 y 2002. Por lo tanto, en 2005 por fin lo consiguió. Y aunque el tema no hizo mucho ruido en los días previos al festival, tuvo que pasar por la semifinal donde –se sabría después- acumuló un total de 235 puntos que le valió la indiscutible primera posición de la semifinal. El 21 de mayo Luminita saltó al escenario ucraniano de la final para darlo todo. Eligió un vestuario elegante e informal muy acorde con la canción y un peinado electrizante. Por detrás, acompañando la percusión del tema, se encontraban los cinco componentes el grupo Sistem preparados para dar rienda suelta a su repertorio. Bidones, platos, baquetas, y hasta radiales para crear fuego, fueron los elementos añadidos a una excelente actuación en la que Luminita Angel prescindió del micrófono en el puente musical para sumarse al recital percusionista. La actuación le valió a Rumania el tercer puesto en la gran final con un total de 158 puntos, lo que supone hasta el momento la mejor clasificación de Rumania en el Festival eurovisivo.



NÚMERO 13

Canción: Tomorrow I Go (Mañana me iré)
Intérprete: Ledina Çelo
País: Albania
Lugar obtenido: 16to. Lugar



Curiosidades: Tras el notable del debut de Albania en el festival de Estambul de 2004 (7º puesto con plaza directa para la final del año siguiente, gracias Anjeza Shahini y The image of you), la TV albanesa celebró en diciembre su final nacional en la que resultó ganadora una cantante de 27 años con experiencia en el Festivali i Këngës llamada Ledina Çelo, donde viene participando y cosechando premios desde 1995. En el año 2000 trabajó como modelo en Londres y grabó su primer disco en albanés. Ledina ganó la final nacional con la canción Neser shkoj, que, como ya ocurriera en 2004, fue muy pronto versionada al inglés, con el título de Tomorrow I go y con un contenido, eso sí, muy próximo a la original. Es un canto de despedida de la madre en la víspera de la boda, con mucha percusión y mucho ritmo en el estribillo.

En Kiev la actuación albanesa fue la octava de la noche; una escultural Ledina de blanco y rojo apareció acompañada de cuatro bailarinas y un tamborilero saltarín, y entre todos brindaron una convencional coreografía que incluyó velos rojos y en la que la cantante parecía moverse un poco a su aire. Sólo nueve países votaron la propuesta albanesa (lejos de los 23 del año anterior), aunque cuatro de ellos lo hicieron con puntuaciones altas (un 12 de Macedonia, dos 10 de Grecia y Suiza y un 8 de Serbia-Montenegro), y Ledina sumó 53 puntos que la dejaron en el puesto 16º, el mismo que obtendría Albania en su siguiente final (la de Helsinki'08, con Olta Boka), pues en Atenas'06 y Helsinki'07 no superó las semifinales (en ambas ocasiones con voces masculinas).



NÚMERO 12

Canción: Call Me (Llámame)
Intérprete: Feminnem
País: Bosnia & Herzegovina
Lugar obtenido: 14to. Lugar



Curiosidades: Bosnia y Herzegovina, que no tuvo que pasar por la semifinal por el noveno puesto de Deen con In the disco en 2004, participó con la canción Call me, obra de Andrej Babić, el compositor de Vise nisam tvoja (Croacia 2003), Cvet z juga (Eslovenia 2007) y Senhora do mar (Portugal 2008).
 
Las intérpretes eran las tres chicas del grupo Feminnem, fundado en 2004, después de que las tres integrantes se hicieran famosas en un concurso de nuevas estrellas de la televisión croata. Forman el grupo Ivana Marić, Neda Parmac y Pamela Ramljak. Habían ganado la final en la versión croata del tema titulada Zovi y fue promocionada en varios idiomas: alemán (Ruf mich), danés (Ring nu), español (Llama) y turco (Sevdim). La letra, lo mismo que el clip promocional, rinde tributo al propio Festival de Eurovisión en su 50º aniversario: Estoy feliz de estar aquí, / es el momento de mi vida / Llámame, llámame / Alcanzaremos la cima, nada menos / Unidos en la canción, sólo a falta de / Cincuenta velas sobre las tartas / Por los muchos años de felicidad / Unidos en la canción ...

A las Feminnem les tocó actuar en el puesto 21º, justo delante de otro grupo femenino que había de salir mucho mejor parado, las Vanilla Ninja que representaban a Suiza. Lejos de las baladas o los aires folk que suelen llegar de los Balcanes, tanto la canción como la interpretación del trío bosnio parecían representar a otro país, quizá escandinavo, pero quizá también en otra época. Ellas cantaron y bailaron bastante bien, pero su canción sólo fue votada por trece países y quedaron en el puesto 14º con 79 puntos, treinta de ellos procedentes a partes iguales de Austria, Croacia y Turquía.



NÚMERO 11

Canción: Ela Ela (Come Baby) (Ven, Ven, Nena)
Intérprete: Constantinos Christoforou
País: Chipre
Lugar obtenido: 18vo. Lugar



Curiosidades: El sorteo quiso que Chipre actuara en novena posición, después de Albania y antes de España. La canción seleccionada tenía los aires orientales de los que tanto están haciendo uso los nuevos países tras la victoria de la turca Sertab en 2003. Pero algo occidental sí que se dejaba oír muy bien: el inglés, puesto que Chipre eligió la lengua más internacional para su canción, escrita y compuesta por el propio intérprete, Constantinos Christoforou (25 de abril de 1977), que fue designado como representante nacional de manera interna. A los 17 años se convirtió en el primer cantante chipriota en tener un triple disco de platino. En poco tiempo se convirtió en toda una estrella en su país natal y en 1996 representó por primera vez a Chipre en el Festival de Eurovisión de Oslo con la balada Mono gia mas, quedando un meritorio 9º puesto. Después de Eurovisión su carrera se lanzó en Grecia donde empezó a colaborar con las grandes estrellas griegas como Anna Vissi y Sakis Rouvas.
 
En 1999 en exitoso compositor chipriota George Theofanous lo eligió para ser el líder del primer grupo masculino de jóvenes de Grecia, One, que se hizo muy famoso y tuvo un gran éxito comercial en Chipre y en Grecia, alcanzando varios discos de platino. En 2002 Konstantinos vuelve a Eurovisión en Tallín con su grupo One y la canción Gimme quedando en sexto lugar. En septiembre de 2003 empieza su carrera en solitario con el álbum H agapi sou paei y alcanza pronto el número 1 en los charts griegos y consiguiendo discos de oro en Chipre.

Constantinos decidió salir al escenario con una camiseta blanca. Lo acompañaban dos bailarinas y dos bailarines. Además, contó con la voz de Elina Konstantopoulou (Grecia 1995) haciendo los coros. El escenario estaba decorado con una luz ambiente bastante oscura, unos bidones (como en el caso de los rumanos), espejos y bastones blancos para todos. La voz en directo dejó bastante que desear, quizá por el exceso coreográfico. Llegada la hora de las votaciones, sólo 7 países de 39 se acordaron de la canción chipriota, siendo los más generosos Grecia y Malta (con sendos 12) y Bulgaria (con 10). Al final, 46 puntos en total y la 18ª posición.




NÚMERO 10

Canción: Talking to you (Hablando contigo)
Intérprete: Jakob Sveistrup
País: Dinamarca
Lugar obtenido: 9no. Lugar



Curiosidades: Sveistrup ganó la final nacional gracias a la versión danesa del tema Talking to you, aventajando por escasos puntos a los ganadores eurovisivos del año 2000, los Olsen Brothers y su Little Yellow Radio. En la semifinal en Kiev logró la tercera posición, y para la final le tocó en sorteo actuar en el tan temido decimotercer lugar. Jakob eligió chaqueta y pantalón negro con camisa en tonalidades rosas. Sin embargo, lo más llamativo fueron los zapatos, que centraron la atención por ser de color rojo. Talking to You es un medio tiempo con pequeños tintes reagges que sorprendió por su simple pero excelente coreografía. A ello contribuyó también la simpatía que el intérprete derrochó en el escenario y la complicidad con los movimientos de las cámaras. Estuvo acompañado por cuatro coristas que también bailaron junto a él (dos de los cuales ya tenían experiencia en las ediciones de 1992, 1999 y uno de ellos también en 2002). A Dinamarca le votaron un total de 21 países de los 38 posibles votantes. Solo recibió una máxima puntuación por parte de Noruega, y los 10’s llegaron de Mónaco, Islandia, España y Suecia.



NÚMERO 9

Canción: Forogj, világ! (Gira, Mundo)
Intérprete: NOX
País: Hungría
Lugar obtenido: 12do. Lugar



Curiosidades: A partir del 99 Hungría se retira de Eurovisión, iniciando una ausencia de seis años que termina en el festival de 2005 en Kiev. Rompiendo con la línea musical de balada mantenida en sus participaciones anteriores, la Tv húngara reaparece con una apuesta completamente distinta. Mucho ritmo, dinamismo escénico, danza folclórica, coreografía elaborada; cinco incansables bailarines y una voz femenina que también danza, todos de negro. Fue un comienzo espectacular para el festival del cincuenta aniversario.

El grupo Nox toma su nombre de la antigua diosa de la noche (de ahí el color oscuro de sus atuendos) y nace en el año 2003 de la mano de Szilvia Péter Szabó (1982) y Tamás Nagy (1975) al frente de un numeroso colectivo de músicos y bailarines. La base de su música es el folk húngaro mezclado con sonidos electrónicos, logrando en muchas de sus composiciones un toque de modernidad y originalidad. Tamás es el autor de todas las coreografías, en las que busca el espectáculo visual basado en la combinación de vestuario, danza y presencia de los elementos primarios (fuego, aire, agua).

Hungría había superado la semifinal con 167 puntos y un quinto puesto prometedor de cara a la final (aunque con un solo 12, del televoto polaco). La responsabilidad de ser los primeros en actuar quizá pesó en exceso. Szilvia no estuvo todo lo brillante que requería la ocasión, dejando muestras de ahogo en algunos compases. Quizá resultó una actuación demasiado oscura. Lo cierto es que el televoto no la trató igual en la final; sirva de ejemplo el caso polaco, que dio el 12 a Rusia (casi la mitad de lo que sumó en total) y el 10 a Hungría. 97 puntos y una 12º posición fue el balance definitivo.



NÚMERO 8

Canción: In my Dreams (En mis Sueños)
Intérprete: Wig Wam
País: Noruega
Lugar obtenido: 9no. Lugar



Curiosidades: El grupo Wig Wam se fundó en el año 2001 en el condado noruego de Østfold, el corazón de Escandinavia. Antes de establecerse como tal, habían integrado grupos como Dream Police, Artch, Sha-Boom, Ole Evenrud o Alien. En 1998 quedó tercero en el Melodi Gran Prix un noruego llamado G'sten que canto la cancion Always will; era Glam, el vocalista del grupo. La banda de rock, que usaba un vestuario con el que emulaba a las bandas de los 80 tan americanas, comenzó de una manera simple, haciendo conciertos por todas partes del país. No tardaron en nacer los wig wamaniacs. En 2004 participaron en la final nacional donde consiguieron el tercer puesto con el tema Crazy things. Y como a la tercera es la vencida, Wig Wam volvió al Melodi Gran Prix de 2005 y resultó ganador del pase a Kiev.

La canción noruega la había escrito y compuesto uno de los miembros del grupo, Trond Holter (o sea, Teeny). Superaron la semifinal con el 6to. puesto, y en la gala final, la excelente realización de la TV ucraniana comenzó un juego de planos en movimiento que enfocaban principalmente a Glam por sobre los demás miembros. Enfundado en ese traje gris plateado pegado al cuerpo, con esa boa de plumas y el pecho transpirado, se recorrió el escenario dominando perfectamente su actuación y con un poder vocal increíble. Además de los cuatro componentes de la banda, también estuvieron dos coristas llamadas Foxy y Sexy. Incluyeron en su actuación un pañuelo naranja que agitaron desde el pedestal del micro en señal de apoyo a la revolución de ese color que instauró a Yuschenko en el poder. 25 de los 38 países votantes incluyeron a Noruega en su votación, con una suma total de 125 puntos (los mismos que sumó el danés Jakob Sveistrrup) que colocó In my dreams en la 9ª posición. Tres 12 recibió de los vecinos escandinavos Dinamarca, Finlandia e Islandia y tres 8 de Estonia, Polonia y Suecia, por destacar las puntuaciones máximas. Ello permitía eludir la semifinal de Atenas'06.



NÚMERO 7

Canción: Rimi Rimi Ley
Intérprete: Gülseren
País: Turquía
Lugar obtenido: 13er. Lugar



Curiosidades: En el festival que se celebró el 21 de mayo de 2005, correspondiente a las bodas de plata de Eurovisión, Turquía fue la sexta en actuar, después del grupo noruego Wig Wam y delante del grupo moldavo Zdob şi Zdub. El 4º puesto del grupo Athena en Estambul había lanzado a Turquía directamente a la final.

Tras resultar ganadora en la final nacional turca, la canción Rimi Rimi Ley fue sometida a unos intensos arreglos, que sobre todo aceleraron el ritmo. En cuanto a la cantante, Gülseren pasó del traje de chaqueta formal con que actuó en la final al recargado atuendo folclórico con que asombró en Kiev, a tono con la vistosa y dinámica puesta en escena que elaboró la delegación turca. Pese a que no lo parezca por una puesta tan estrafalaria con esos tambores, esos vestidos y esos maquillajes, la canción trata sobre el desengaño, sobre el amor que se tuvo y la crueldad con que éste terminó.

Cinco años después, Turquía volvía a cantar un tema completamente en turco y, tras su actuación totalmente occidentalizada del año anterior, volvía con una apuesta folclórica. Turquía, que venía de ganar el Festival en 2003 y de haber sido el organizador y anfitrión en 2004, podía ahora permitirse el lujo de presentarse con una canción y una puesta en escena muy acordes a su folklore. La jugada no le salió mal del todo, ya que quedó en la 13ª posición con la nada despreciable cantidad de 92 puntos, con dos 12 (de Francia y Países Bajos), dos 10 (Alemania y Bélgica) y tres 8 (Albania, Bosnia-Herzegovina y Dinamarca).



NÚMERO 6

Canción: Cool Vibes (Buenas Vibraciones)
Intérprete: Vanilla Ninja
País: Suiza
Lugar obtenido: 8vo. Lugar



Curiosidades: Desde que Annie Cotton consiguiera el tercer puesto para Suiza en 1993, la TV helvética ha recorrido un auténtico viacrucis, pues sus canciones han quedado siempre relegadas en los últimos lugares y ha tenido que quedarse en casa en cuatro ocasiones (1995, 1999, 2001 y 2003); e incluso sufrieron dos veces la humillación del cero. Con el fin de mejorar el panorama ante el festival de 2005 en Kiev, la TV suiza suprime la selección nacional y se propone encontrar un intérprete que reúna tres condiciones: haber editado al menos un álbum, contar con experiencia en conciertos y en televisión; y haber sido éxito de ventas en el país.

A primeros de octubre de 2004 se da a conocer el resultado de tales pesquisas: el grupo femenino procedente de Estonia, muy conocido además en media Europa, llamado Vanilla Ninja. Por otra parte, invita a unos auténticos ases de la composición en el mercado germánico, los músicos David Brandes y Jane Tempest y el letrista Bernd Meinunger (que ahora firma como John O’Flynn y que ha colaborado en tantas ocasiones con otro rey midas, el prolífico Ralf Siegel). Ellos escriben y componen Cool Vibes y las chicas estonas ponen sus voces, sus instrumentos y su estilo; muy pronto, cuando faltaba un mes para la cita de Kiev, eran unas auténticas favoritas.

Vanilla Ninja surgió como un cuarteto femenino en el año 2002 formado por cuatro jóvenes de Tallin llamadas Maarja Kivi (1986), Lenna Kuurmaa (1985), Katrin Siska (1983) y Piret Järvis (1984). Para ellas no era la primera vez que Eurovisión aparecía en su carrera, pues estuvieron en la selección de su país el año 2003, cuando su Club Kung-Fu quedó en noveno lugar. Volverían a la misma selección en 2007, con el tema Birds of peace, que les valió el cuarto puesto.

Las Vanilla Ninja tuvieron que pasar primero por la semifinal, donde quedaron octavas. En la Final también les tocó actuar en los últimos lugares (22º y antepenúltimo) y nos brindaron una actuación con más entrega si cabe que hacía presagiar una excelente clasificación, acompañadas por dos músicos (batería y guitarra) y uniformadas con modernos trajes blancos. La canción posee una estructura musical muy trabajada, con un comienzo suave y melancólico, realzado por la voz de Lenna (cuyo protagonismo a lo largo de la interpretación es indudablemente un elemento clave), y una irrupción explosiva de ritmo rock, apoyada de modo muy efectista por la iluminación, que nunca pierde la sobriedad pero que alcanza un poderoso magnetismo. Antes de que Grecia empezara a despuntar en las votaciones, Suiza se hallaba muy bien situada entre el primero y el tercer puesto. A fin de cuentas quedó en octavo lugar con los 128 puntos que le llegaron desde 24 países, destacando los 12 de Estonia y Letonia, los 10 de Bielorrusia y Finlandia, y los 8 de Lituania y Mónaco. Es curioso el hecho de que la canción alemana Run & Hide, farolillo rojo del año, fuera también obra de los mismos compositores de Cool vibes.




NÚMERO 5

Canción:
Make my Day (Hazme el Día)
Intérprete: Martin Vučić
País: ARY. Macedonia
Lugar obtenido: 17mo. Lugar



Curiosidades: Martin Vučić nació en agosto de 1982 en Skopje, donde pasó su infancia y realizó sus estudios. Siendo adolescente se matriculó en la Academia Musical donde ya era un reputado percusionista. Formó parte de un grupo como batería y posteriormente comenzó su carrera como solista y compositor. A partir del año 2002, consigue varios premios tanto en su país como en Serbia y Montenegro, Bosnia-Herzegovina o Bulgaria, incluso en Turquía es muy conocido y de hecho, lo han apodado como el “Tarkan macedonio”. Además de haber representado a su país en el festival de Eurovisión, en el año 2004 lo intentó por Serbia y Montenegro, con el tema Oprastam ti sve (Te perdono todo), aunque no logró pasar de la semifinal.

Macedonia se convirtió en finalista tras sumar 97 puntos y alcanzar la 9ª posición en la semifinal, donde había competido en el puesto nº 17. En la final, Martin salió en el puesto nº 15. Iba acompañado de tres bailarinas que lucían unos mínimos trajes de colores, y de dos chicos que le hacían los coros. Martin, por su parte, llevaba una chaqueta de color rosa pálido, unos vaqueros y una camiseta medio blanca, medio coloreada, todo lo cual le hizo merecedor del premio Barbara Dex. La canción es de ritmo balcánico y al igual que muchas otras canciones de ese año, tiene un fuerte componente musical basado en la percusión. Durante la actuación Martin gesticulaba bastante con las manos y los brazos a la vez que daba tímidos pasos o movimientos de cadera para acompañar el ritmo, amén de algunos paseos por el escenario. En el puente musical, Martin se empleó bien en tocar la percusión demostrando así que eso era lo suyo.

El tema, que en el original macedonio se llamaba Ti si son, fue llevado al festival en su versión en inglés titulada Make my day. El autor de la versión original es Ognen Nedelkovski, que volverá a Eurovisión en 2007 (como letrista de la canción macedonia Mojot svet) y en 2008 (como letrista de la canción montenegrina Zauvijek volim te). La música la compuso el padre del cantante, Dragan Vučić, virtuoso de la gaita, como el abuelo (según comentó Beatriz Pécker). Pero una vez más, Macedonia bajaba notablemente de la semifinal a la final, en este caso, de ser 9ª pasó al puesto 17º con 52 puntos de 9 países; las puntuaciones más altas vinieron de Albania (10) y Croacia (8).



NÚMERO 4

Canción: Hasheket Shenish'ar (El Silencio que Queda)
Intérprete: Shiri Maimon
País: Israel
Lugar obtenido: 4to. Lugar
 


Curiosidades: Entre dos actuaciones más o menos bulliciosas, como fueron la española y la serbio-montenegrina, la delegación israelí ofreció un remanso de musicalidad, elegancia y buen gusto. Junto a la intérprete estuvieron en escena dos músicos (Eyal Mezig al piano y Guy Mezig a la guitarra) y un coro de tres voces femeninas. Shiri Maimon nació en Haifa en 1981, hija de judíos sefardíes (su padre es tunecino y su madre marroquí). Puso su hermosa voz al servicio de una potente balada sobre la ruptura amorosa compuesta por Pini Aaronbayev e interpretada en hebreo e inglés (a lo que inicialmente se oponía la cantante).

La canción israelí recibió puntos de 28 países, destacando el 12 de Mónaco, el 10 de Francia y los 8 de Andorra, Bielorrusia, Hungría, Malta y Rusia. Shiri grabó la versión inglesa de su canción, titulada Time to say goodbye. El resultado de Kiev le daba a Israel su décima entrada entre los cinco primeros, algo de lo que pocos países pueden presumir, y el séptimo mejor resultado de su trayectoria, un 4º puesto compartido con Ilanit en el año del debut. Además, la canción israelí mejoró su resultado de la semifinal a la final, pues pasó del 7º puesto (con 158 puntos) al 4º (con 154).




NÚMERO 3

Canción: Ángel
Intérprete: Chiara
País: Malta
Lugar obtenido: 2do. Lugar



Curiosidades: Malta pasó del segundo puesto en el año 2002 (con Ira Losco y 7thWonder) al penúltimo en 2003 (con Lynn Chircop y To dream again), un puesto este último nada representativo de la más que notable trayectoria del pequeño país mediterráneo desde que se reincorporó a Eurovisión en 1991 (cinco veces en el top5 y siete en el top10), pero que supuso la pérdida de la clasificación directa para 2004 y la necesidad por lo tanto de pasar por la primera semifinal de la historia del ESC.

El dúo formado por Julie & Ludwig superó aquella semifinal y obtuvo en la final de Estambul el puesto 12º, que clasificaba a su país para la final de 2005 en Kiev. Y en el festival del 50º aniversario, Malta se superó a sí misma. 22 canciones se disputaron el favor del televoto en la final nacional; entre sus intérpretes estaban los eurovisivos Fabrizio Faniello (12º con Don't tell it) y Olivia Lewis, que quedó segunda. El primer puesto fue para Chiara, que ya le había dado a Malta un tercer lugar en el Festival de 1998 (con The one that I love). Angel es un tema escrito y compuesto por ella misma. Se trata de una balada romántica de efectiva musicalidad y texto sencillo inspirado en aspectos biográficos de la cantante (el objeto de la protección del ángel de la canción no es otro que el propio marido de la cantante).

Chiara fue la tercera intérprete de la final de Kiev, después de la británica Javine y antes de la rumana Luminita Anghel (quien había de llevarse el tercer puesto). En contraste con las puestas en escena de la mayoría de las delegaciones, la actuación de Chiara destacó por su elegancia, su sobriedad y su sencillez, sola en el escenario del Palats Sportu, un recinto que vibró con la calidez de su timbre vocal. Habían pasado siete años de su experiencia de Birmingham, cuando lloró por un tercer puesto que le supo a derrota, y su madurez interpretativa quedó bien patente.

El televoto europeo se rindió ante la calidad de la apuesta maltesa. Excepto ocho países, los otros treinta votaron a Chiara, destacando el sorprendente único 12 del televoto de Rusia, los 10 de Dinamarca, Irlanda, Israel, Noruega, Ucrania y Reino Unido, y los 8 de Bélgica, Finlandia, Alemania, Grecia y Turquía. Sumó 192 puntos, lo que la situó en el segundo puesto, a 38 de la ganadora griega Helena Paparizou, y 34 por encima de la rumana Luminita. Es el punto más alto del palmarés de Malta.



NÚMERO 2

Canción: Vukovi umiru sami (Los lobos mueren solos)
Intérprete: Boris Novković
País: Croacia
Lugar obtenido: 11er. Lugar



Curiosidades: Boris Novković (nacido el 25 de diciembre de 1967 en Sarajevo, Bosnia-Herzegovina) es un compositor y cantante con una extensa carrera musical en Croacia. Su interés por el mundo de la música comenzó desde muy pequeño, gracias a la influencia familiar ya que su madre enseñaba música en una escuela y su padre, Đorđe Novković, era un importante compositor y manager musical. Publicó su primer álbum en 1986 alcanzando la venta de 120.000 copias, siendo superado por las ventas de su segunda trabajo Jači od sudbine un año más tarde.

En 1990 intentaría representar a la extinta Yugoslavia con el tema Dajana, pero sólo consiguió la segunda posición en la preselección nacional. Hasta 2003 publicó 7 nuevos trabajos, pero ninguno de sus trabajos alcanzaría la popularidad de los realizados en los últimos años de los '80. En 2005, y esta vez en la preselección de Croacia, conseguiría su billete para participar en Eurovisión. Con su tema Vukovi Umiru Sami  y junto a la colaboración de la banda LADO obtendría la primera posición, desbancando a artistas de gran reconocimiento en el país tales como Vesna Pisarović o Goran Karan.

El tema que presentó Croacia en Kiev podemos enmarcarlo dentro de la generalidad de las baladas balcánicas. Novković se creció en los estribillos gracias al apoyo del particular trío femenino que integraban el ballet LADO, del que también eran integrantes los otros dos chicos que acompañaban a Boris en el escenario, uno con los timbales y otro tocando la gaita. El intérprete estuvo muy correcto y bastante interpretativo, dando énfasis a los momentos álgidos del tema. Con todo, Croacia se desinfló en las votaciones, había sido cuarta en la semifinal, y en la final se fue al puesto undécimo con 115 puntos. En 2006 Novković volvió a participar en el DORA, pero esta vez como compositor del tema Moja Stikla, interpretado por Severina y que, finalmente, obtuvo el pasaporte para el Festival de Atenas.



NÚMERO 1

Canción: My Number One (Mi Número Uno)
Intérprete: Helena Paparizou
País: Grecia
Lugar obtenido: 1er. Lugar



Curiosidades: Helena Paparizou (nació el 31 de enero de 1982 en Göteborg, Suecia, país donde creció, aunque sus padres son ambos griegos), tenía tan sólo 19 años cuando participó en el festival de Eurovisión de 2001 junto a su compañero de la infancia Nikos Panagiotidis y bajo el nombre de Antique. La potencia comercial y étnica de Die for you les permitió acabar terceros en la clasificación y sumar 147 puntos. Era el retorno de Grecia al eurofestival tras dos años de ausencia y después de haber pasado unos 90 algo apurados, habiendo mandado auténticas divas griegas como Sophia Vossou, Keti Garbi o Elina Konstantopoulou y obteniendo resultados inferiores de los esperados y a los deseados.

Si los 90 pues, se caracterizaron por una Grecia pura y estancada en sus raíces, los 00 llegaron y los griegos quisieron apostar fuerte modernizándose pero sin perder sus tan característicos rasgos. Tras su participación en el 2001, los mismísimos Antique afirmaron que para ellos la 3ª posición había significado una derrota pues no se esperaban menos que la victoria, pero para los griegos un podio significaba algo jamás logrado en casi 25 años de historia eurovisiva. Así pues el interés por Eurovisión aumentaba y a lo grande en el país helénico. Sakis Rouvas lograba otro podio para los griegos en 2004, un año extraordinariamente bueno para Grecia en cuanto a hechos internacionales de todo tipo: en mayo lograban ser terceros en Eurovisión, en junio se llevaban la Eurocopa de fútbol para casa apalizando a selecciones favoritas como la francesa o la checa, y en agosto organizaban los Juegos Olímpicos.

Decididos a no perder el prestigio en poco tiempo la ERT griega eligió internamente a Helena Paparizou en solitario como su representante eurovisiva para la 50ª edición del festival, y organizó una preselección de temas que fue celebrada finalmente el 2 de marzo en Atenas. My number one, una canción muy internacional, machacona, pegadiza, con ritmos griegos y hecha para ganar, fue elegida por mayoría aplastante y desde un primer momento tuvo muy buena acogida en el mundo eurofán, colocándose de entrada como una de las favoritas para llevarse el gato al agua en Kiev.

Y llegó la noche del 21 de mayo. Ya habían actuado dieciocho países, el último de ellos, Croacia. La delegación griega era, pues, la 19ª en salir al escenario del Palats Sportu. Helena, con un vestido típico helénico y de color ocre que le daba aires de grandeza, derrochó fuerza y ganas. Estuvo escoltada por cuatro atractivos bailarines que realizaron una coreografía muy adecuada cuyo clímax se sitúa en el último estribillo, al dibujar con sus cuerpos un uno en el escenario, haciendo referencia al título de la canción y a sus deseos en la votación. Subido en una plataforma y ayudando a la voz de Helena durante los estribillos se encontraba Alex Panayi, representante de Chipre en 1995 y 2000 y corista chipriota en 1989, 1991 y 1999. La canción la había compuesto Christos Dantis sobre un texto de él mismo y de Natalia Germanou.

La votación al principio fue muy decepcionante para las esperanzas que tenían puestas los griegos; de hecho, recibió tan solo 56 puntos y la 8ª posición de las votaciones de los países eliminados en la semifinal. Sin embargo, justo al empezar las votaciones de los finalistas, My number one alcanzó enseguida la 2ª posición y tras un corto duelo con Letonia se situó en lo más alto de la tabla tras votar Chipre, y ya no se movió de ahí. Terminó con 230 puntos (38 más que Malta, que fue 2ª; y 72 más que Rumanía, 3ª), 120 de los cuales eran los diez 12s que recibió de Bélgica, Bulgaria, Hungría, Reino Unido, Turquía, Albania, Chipre, Serbia-Montenegro, Suecia y Alemania.


Fuente: Los artículos fueron tomados de aquí y de aquí.


Bonus: PREMIOS EDÉN a lo más destacado de los artistas eurovisivos en las siguientes categorías:


Premio “YO, LA PEOR DE TODAS”: Lituania (último lugar en la semifinal de 25 países participantes).
 
Premio “SHOWGIRLS” (verdadero espectáculo femenino en el escenario): Bosnia & Herzegovina, Rumania y Grecia.
 
Premio “VESTIDA PARA MATAR” (si Barbara Dex viera esto…): Polonia y Francia.
 
Premio “LA TIENDITA DE LOS HORRORES” (a la delegación más freaky): Ucrania y Moldavia.
 
Premio “MEMENTO/AMNESIA”: Chipre (o seguro que nadie nota que mi coreografía está inspirada en la de Sakis Rouvas del año anterior).
 
Premio “PEPI, LUCI, BOM Y OTRAS CHICAS DEL MONTÓN” (el girl power al ataque): Estonia.
 
Premio “BAILA CONMIGO” (a la propuesta más bailable): Hungría.
 
Premio Especial “ROCK AGES”: Noruega.
 
Premio Especial “ORGULLO Y PREJUICIO”: (parece tema de espectáculo drag pero no lo es) Bielorusia y Andorra.
 
Premio Especial “AL SERVICIO DE LAS DAMAS” (a la chulería mediterránea): el representante de Chipre.
 
Premio “MY FAIR LADY” (encantadora y bella): Mónaco e Israel.
 
Premio “LES CHORISTES” (o cuando los chicos del coro te roban el show): Croacia y Dinamarca.
 
Premio Especial “UNA SERIE DE EVENTOS DESAFORTUNADOS”: España.
 
Premio Especial “HIGH SCHOOL MUSIC” (el espíritu Disney en el escenario): Letonia y Serbia & Montenegro.
 
Premio Especial “EL NACIMIENTO DE UNA NACIÓN”: El debut de Bulgaria, un buen tema pero un mal resultado.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada