domingo, 24 de febrero de 2013

Y el Oscar es para... ¿Anne Hathaway?


 
Cuando ya se han entregado todos los reconocimientos de la temporada anual de premiaciones, y se llega, como en esta ocasión, al final de la carrera por el Oscar con claro cartel de favorito y seguro ganador, resulta muy difícil errar en la predicción y muy fácil vaticinar el triunfo. Pero bueno, algo de suspenso puede haber ¿no? Así que sin más preámbulo os dejo con el análisis que, como ya es tradición, El Edén Sideral acostumbra a hacer por estas fechas con motivo de la 85 entrega de los Premios de la Academia en la categoría de Mejor Actriz, solo que este año corremos un poco el listón e integramos la categoría de Mejor Actriz Secundaria a la reseña.
 
Concretamente, analizaremos las posibilidades que tiene Anne Hathaway para conseguir el Oscar en su rubro por su actuación como “Fantine” en Los Miserables (Les Misérables, Tom Hooper), adaptación de la exitosa obra musical de Alain Boublil y Claude-Michael Schönberg sobre la mítica novela de Víctor Hugo publicada en 1862.
 






Como adaptación teatral, Los Miserables se estrenó en Londres el 8 de Octubre de 1985, siendo el musical que ostenta el record de mayor permanencia ininterrumpida en esa ciudad. En el musical original estuvieron Colm Wilkinson (Valjean), Roger Allam (Javert), Patti LuPone (Fantine), Rebecca Caine (Cosette), Frances Rufelle (Eponine), Michael Ball (Marius), David Burt (Enjolras), Alun Armstrong y Susan Jane Tanner (los Thenardier), en los papeles principales.
 
Teniendo como telón de fondo la Revolución francesa, esta es la historia de “Jean Valjean”, el presidiario que cumple condena por robar una hogaza de pan con la que alimentar a su sobrino, y que tras cumplir su condena, es perseguido inexorablemente y durante muchos años por un inspector de policía que desconfía de la reinserción en la sociedad de un delincuente. A su vez, la criada “Fantine”, es la madre caída en desgracia que, para alimentar a su única hija “Cosette”, a quien deja a cuidar, queda poco a poco en la decadencia hasta llegar a la prostitución y la muerte.
 






 
Anne Hathaway brinda una soberbia y emotiva interpretación en un rol que ya en teatro habían representado la eurovisiva Frances Ruffelle, Ruthie Henshall y Lea Salonga, entre otras, y en cine –en adaptación no musical- le dieron vida Florence Eldridge (1935), Sylvia Sidney (1952), Danièle Delorme (1958), Evelyne Bouix (1982), Uma Thurman (1998), y muchas más. Para el papel, Hathaway tuvo que raparse el cabello afirmando que "No lo siento como un sacrificio. Transformarse es una de las mejores cosas [de la actuación]", que la hicieron recibir los elogios de la crítica siendo propuesta para varios premios en la categoría de Actriz de Reparto.
 
Ya ha conseguido la victoria en las premiaciones de las sociedades o círculos de críticos cinematográficos de Austin, Ohio Central, Florida, Kansas City, Las Vegas, Washington, el Sureste, y la sociedad de críticos Online, además de los Satellite Awards, Critics Choice Awards, el Globo de Oro otorgado por la prensa extranjera en Hollywood, el BAFTA inglés y el reconocimiento de los Screen Actors Guild Awards. ¿Qué otra cosa le falta por ganar? Esta noche lo sabremos. Pero ¿por qué Anne Hathaway merece o no ganar la estatuilla dorada? Lo discutiremos en seguida.
 








¿Por qué Anne Hathaway no debiera ganar el Oscar?


1.- Porque Amy Adams ya lleva 4 nominaciones infructuosas en la misma categoría de Actriz de Reparto, y ya que la película en la que interviene The Master (Paul Thomas Anderson, 2012) no fue nominada en las categorías de Mejor Película y Mejor Director, es justo que al menos alguien de sus tres intérpretes nominados se lleve a casa una estatuilla dorada y se salde una deuda que se tiene con uno de los mejores filmes del año.
 
2.- Porque nos encantaría ver la cara de sorpresa de Sally Field (Lincoln, Steven Spielberg, 2012) al escuchar su nombre como ganadora, y comprobar una vez más que los miembros de la Academia “la aman, en verdad la aman”. Dos estatuillas previas como Mejor Actriz (1980, 1985) deben de pesar en esta nominación.
 
3.- Porque es injusto que el primer Oscar de Hathaway sea como Actriz de reparto y no como Actriz Protagónica. Además de que con toda seguridad, esta no será la última candidatura de su trayectoria. Y puede que la volvamos a ver por la ceremonia cuando se decida a protagonizar alguna de las biografías que se están cocinando (¿Garland? ¿Hepburn?) Así que el “Tío Oscar” puede esperar.
 
4.- Porque todos esperan y quieren ver pasar a Anne Hathaway a recibir la estatuilla dorada, y luego dirán que fue el triunfo más predecible de la noche en una gala aburrida carente de sorpresas.
 
5.- Porque desde su concepción la película fue diseñada para ganar premios y muchos premios y llegar hasta la alfombra Oscaril. Y desde que se conoció el tráiler de la película, con el personaje de “Fantine” cantando "I Dreamed a Dream” muchos lo supusimos de inmediato: “Esto huele a Oscar”. ¿Hay algo peor que comprobar cómo la premeditación, alevosía y ventaja con que Tom Hooper planeó el resultado de su película rindió sus frutos?
 





¿Por qué Anne Hathaway debe ganar el Oscar?


1.- Porque es una de las actrices más queridas tanto por el público como por la prensa. Su simpatía es tal que lo mismo se encuentran entre sus seguidores los niños, el público adolescente y el adulto. Hathaway les cae bien a todos, hombres y mujeres por igual, así que si por esas mismas razones Sandra Bullock recogió su Oscar en 2010, ¿por qué no debería suceder igual con Anne?
 
2.- Porque en la categoría de Mejor Actriz de Reparto solo han triunfado por filmes musicales la portorriqueña Rita Moreno (West Side Story, 1961), la inglesa (¡oh sí!) Catherine Zeta-Jones (Chicago, 2002) y la americana Jennifer Hudson (Dreamgirls, 2006). Ya es justo que el género musical tenga a otra de sus representantes en esta lista.
 
3.- Porque nadie duda que tarde o temprano actrices de la nueva generación como Anne Hathaway, Amy Adams y Michelle Williams conseguirán el Oscar. Este año podemos empezar borrando a alguien de la lista de espera.
 
4.- La “nueva Audrey Hepburn” ya demostró su talento en el escenario de la ceremonia del Oscar en más de una ocasión: cantando y bailando con Hugh Jackman en la rutina de apertura de la gala de 2009, y como co-presentadora junto a un soso James Franco en la ceremonia de 2011. Si en el primer ejemplo Jackman y Hathaway fueron elogiados por su excelente química y buen hacer, es momento de que los dos vuelvan a compartir escenario una vez más, pero esta vez recogiendo un premio de actuación. Si no se puede que sean los dos, por lo menos Anne debe obtener la victoria.
 
5.- Con su participación en el blockbuster El Caballero de la Noche Asciende (Christopher Nolan, 2012), nuestra candidata no logró desbancar la atracción que despertó el personaje de la Gatúbela encarnada por Michelle Pfeiffer en Batman Regresa (Tim Burton, 1992). Pero con su actuación en Los Miserables, Anne nos robó el corazón y a más de uno hizo derramar lágrimas de sufrimiento durante sus conmovedoras escenas.
 
Así que esta noche, con su amplia sonrisa y ojos expresivos, Anne Hathaway subirá las escaleras por donde únicamente pueden subir los ganadores al escenario del Dolby Theatre. Su vestido rosa será de los más reseñados en la alfombra roja. Y ella, con la estatuilla en mano, lucirá fabulosa. La perfecta encarnación del sueño… que una vez soñó.
 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada