domingo, 24 de febrero de 2013

Y el Oscar es para... ¿Jessica Chastain?


 
La 85 edición de los Oscar quedará en la historia por ser una de las más polémicas y suspicaces en cuanto a candidaturas y resultado de los premios. Y es que cuando los primeros reconocimientos de los círculos de críticos americanos se empezaron a entregar, todo parecía apuntar a que cuando se conociesen las candidaturas al premio de la Academia, habría nombres y películas seguros en la lista, ¿y cuál fue el resultado? Las nominaciones oscariles excluyeron a cineastas, actores y películas que todos daban por favoritos para, ya no incluso hacerse con la nominación, sino ganarla.
 



Así fue como a Kathryn Bigelow, elegida por muchas Asociaciones como la Mejor Director del año por Zero Dark Thirty, y Ben Affleck, ovacionado desde el inicio como seguro candidato por Argo, se quedaron sorprendentemente fuera de las quinielas del Oscar. El por qué dos de los directores favoritos de este año fueron ninguneados por la Academia es, como muchos dicen, digno de abrir una investigación, máxime teniendo a sus cintas como favoritas para arrasar en las grandes candidaturas de la temporada de premios.
 
La omisión de Bigelow le restó las posibilidades de triunfo a su cinta, mientras que la omisión de Affleck fortaleció a su película al erigirse como víctima de la envidia de sus compañeros de profesión, y no tardaron en aparecer los premios colocándolo como el Mejor Director y al filme como la Mejor Película del 2012. La culpa por haberlo dejado fuera de la quinteta oscaril, se ha convertido en actos de expiación y reivindicación en los diferentes premios de los círculos de críticos, academias de cine y sindicatos cinematográficos. Así que esta noche Argo llega con el listón muy alto y como fuerte apuesta para obtener el Oscar principal. Mientras que la expectación en la categoría de dirección recae en el Lincoln de Steven Spielberg en un mano a mano con La Vida de Pi de Ang Lee, como probables ganadores de la estatuilla, si bien ambos ya cuentan con el premio por trabajos anteriores.





Son muchas las dudas que se tienen para la ceremonia de esta noche: ¿Logrará Argo ganar el Oscar como Mejor Película sin tener a su director nominado? ¿Podrá Daniel Day-Lewis convertirse en el mejor intérprete masculino de la historia al conseguir tres estatuillas doradas como Mejor Actor, o ese premio irá a parar al consentido Hugh Jackman por Los Miserables? ¿Vencerá la cinta extranjera Amour de Michael Haneke en más de una categoría? ¿Cómo será el vestuario de Adele cuando pase a recoger su Oscar por el tema compuesto para Skyfall? ¿Cantará esta noche? ¿Alguien podrá desbancar a Anne Hathaway como rotunda favorita en la categoría de Actriz de Reparto? ¿Será Tommy Lee Jones o Christoph Waltz el bendecido con una segunda estatuilla de Mejor Actor Secundario? ¿Hasta dónde llegará la influencia de la campaña de marketing de Silver Linings Playbook? ¿Ante la división de votos y apuestas entre Jessica Chastain y Jennifer Lawrence podrá ser premiada la octagenaria Emmanuelle Riva como Mejor Actriz? En unas horas lo sabremos.
 
Mientras tanto, pasemos a lo que nos ocupa: nuestra predicción de quién ganará el Oscar en la categoría de Mejor Actriz. Las encuestas de la crítica y los fans están muy cerradas. Se dividen opiniones entre Chastain, Lawrence y Riva. Remitirse a los premios anteriores tampoco ayuda, pues han estado bastante repartidos, y aunque algunos pesan más que otros, El Edén Sideral sigue apostando por la pelirroja protagonista de La Noche más Oscura (Zero Dark Thirty, Kathryn Bigelow).




 
Los hechos que la cinta nos presenta parten del atentado del 11-S (en los títulos iniciales). Arranca la trama dos años después, con la incorporación a la delegación de la CIA en Pakistán de Maya (Jessica Chastain), una joven agente reclutada por la Agencia directamente de la Universidad y miembro de un grupo adiestrado exclusivamente para la lucha antiterrorista, buscando las pistas necesarias que les permitan dar con el paradero del hombre más buscado del mundo: Osama Bin Laden. Maya es una mujer inteligente y apasionada por su trabajo. Conforme las investigaciones avanzan, su soledad y aridez original se va diluyendo al paso de los años, y su búsqueda inicial se va convirtiendo cada vez más en una empresa personal - alentada por el recuerdo de los compañeros y amigos que se quedaron en el camino. En La Noche más Oscura podemos hacernos una idea de cómo funcionan los servicios de inteligencia, qué métodos utilizan, cómo buscan los puntos muertos del sistema y cómo se sirven de la tortura física y psicológica a la hora de lograr sus objetivos.
 







La película ya le reportó a su protagonista el Globo de Oro como Mejor Actriz de Drama, el Critics Choice Award, el National Board of Review, el premio concedido por la Sociedad de Críticos Online y los reconocimientos de los círculos de críticos de Chicago, Dallas, Florida, Vancouver y Washington. El BAFTA lo perdió contra Emmanuelle Riva (Amour) y en los SAG fue derrotada por Jennifer Lawrence (Silver Linings Playbook). Tomando en cuenta que no necesariamente quién gane el premio del Sindicato de Actores gana siempre el Oscar, podemos esperar que al igual que el año pasado ambos premios se dividan al anunciarse hoy a la actriz ganadora. Vean nuestra predicción.






¿Por qué Jessica Chastain no debiera ganar el Oscar?


1.- Porque es injusto que grandes damas de la actuación consiguieron su estatuilla oscaril pasadas las 3 nominaciones (Elizabeth Taylor consiguió su primer Oscar hasta la 4ta. Nominación, Shirley McLaine hasta la 5ta., y Kate Winslet hasta la 6ta.), y en otros casos todavía no lo han ganado (Glenn Close lleva 6 candidaturas y ningún premio) o nunca lo obtuvieron (Deborah Kerr, de 6 nominaciones ganó ninguna, Irene Dunne tuvo 5 y jamás se vio recompensada, Barbara Stanwyck tuvo 4 y tampoco logró nada, mientras que Greta Garbo con 3 y Jean Simmons con 2 nunca lograron el triunfo). Para Jessica Chastain tan solo es su segunda mención, y la primera como Mejor Actriz. Hay que darle tiempo. La estatuilla puede esperar.
 
2.- Porque al premiar a Jennifer Lawrence también estarían premiando a la protagonista de la saga adolescente Los Juegos del Hambre, y no hay nada mejor en publicidad que una película concebida como blockbuster juvenil anunciada en cartelera con la frase de “protagonizada por la ganadora del Oscar… Jennifer Lawrence.” ¿Verdad que mola?
 
3.- Porque si ésta es la 85 edición de los Premios Oscar, resultaría encantador premiar como Mejor Actriz a una mujer de similar edad: Emmanuelle Riva, que el día de hoy está cumpliendo 86 años de vida. La Historia del Oscar la aguarda.
 
4.- Porque Naomi Watts consigue por Lo Imposible (Juan Antonio Bayona) el mismo número de nominaciones que Jennifer Lawrence y Jessica Chastain (2), y aunque sus candidaturas siempre han venido de manos de cineastas extranjeros (mexicano y español), de las tres mujeres ella es la más veterana contendiente en la categoría al recibir su nominación en 2004, contra el 2011 de Lawrence y 2012 de Chastain. Se lo merece.
 
5.- Porque si Argo (como Mejor Película), Daniel Day-Lewis (como Mejor Actor), Steven Spielberg (como Mejor Director) y Skyfall (como Mejor Canción en una cinta de James Bond) harán historia en esta ceremonia del Oscar, es justo que también se haga historia en la quinteta de Mejor Actriz, premiando a la intérprete más longeva (Emmanuelle Riva) o a la más joven (Quvenzhané Wallis) en los 85 años del Oscar.









¿Por qué Jessica Chastain debe ganar el Oscar?

 
1.- Porque fue el gran descubrimiento cinematográfico de 2011 (The Help y The Tree of Life), y ya entonces se merecía el premio (fue nominada como Actriz de Reparto por The Help). Así que este año se puede saldar esa deuda corta pero pendiente.
 
2.- Porque Hollywood gusta de premiar los roles femeninos que se salen de lo convencional en papeles fuertes y arriesgados que bien podrían haber sido encarnados por hombres, ya sea trabajando para el gobierno, poniendo su vida en peligro tras el acecho de algún maleante, o revelándose contra las grandes corporaciones. Ahí tenemos los ejemplos de Jane Fonda por Klute (1976), Sally Field por Norma Rae (1979), Jodie Foster por El Silencio de los Inocentes (1991), Frances McDormand por Fargo (1996) y Julia Roberts por Erin Brockovich (2000). Jessica debe estar en esta lista por su papel de la aguerrida agente de la CÍA en busca de Bin Laden.
 
3.- Porque la directora de la película no fue nominada, y se ve difícil un triunfo en la categoría principal, así que es justo que uno de los mejores thrillers de la década consiga alguno de los Oscares grandes a los que compite.
 
4.- Porque si desde el inicio de la temporada de premios era la gran favorita para llevarse a casa la famosa estatuilla, no es justo que Harvey Wenstein y Silver Linings Playbook echen a perder el camino de rosas por el que transitaba Jessica hacia en escenario del Dolby Theater. Además Lawrence tiene un papel tragicómico que hace muchos años no se premia en la ceremonia del Oscar (desde Gwyneth Paltrow por Shakespeare in Love, 1998).
 
5.- Porque la polémica que ha despertado La Noche más Oscura en torno a la explicitud con la que la realizadora muestra situaciones como las torturas llevadas a cabo a presos de guerra, no debiera interferir con la valoración del buen desempeño que logra la Chastain en la película. No premiarla sería una omisión de esas que luego tanto se critican en las reseñas oscariles al paso de los años.


Así que crucemos los dedos, y esperemos que esta noche, la guapa pelirroja de 36 años reciba de manos de Jean Dujardin la estatuilla dorada y pase a formar parte del selecto grupo en el que por menos se han colado en la última década talentos como Reese Whiterspoon (2005) o Sandra Bullock (2009). ¿Preparados para las sorpresas? ¡Abróchense los cinturones! ¡Esta promete ser será una noche turbulenta!







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada