domingo, 31 de mayo de 2009

Sex Symbols del Cine Silente (II)

Tom Mix
(1899-1968)



Lugar de Nacimiento: Denver, Colorado, Estados Unidos.
Cinco mejores películas: The Wilderness Trail (1919), Three Jumps Ahead (John Ford, 1923), The Great K & A Train Robbery (1926), The Rider of Death Valley (1932) y My Pal, The King (1932).
Algo para recordar: Desertó del ejército para unirse por segunda vez en matrimonio y volverse quizá el más recordado ídolo de western de la época silente. Fue firmado por Fox Films en 1917 y permaneció con ellos hasta 1928, con un promedio de cinco o más películas al año. Su popularidad eclipsó a todos los demás grandes vaqueros cinematográficos de la época y ganó millones haciendo suertes con su inolvidable caballo “Tony”. Amaba los coches deportivos, las fiestas y ropa de lujo. Era dueño de una gran mansión de Hollywood, y cuando se retiró del cine trabajó en su otra gran pasión, el circo, mientras continuaba su fama con un programa de radio. Estuvo casado 5 veces.








Harold Lloyd
(1893-1971)



Lugar de Nacimiento: Burchard, Nebraska, Estados Unidos.
Cinco mejores películas: Marinero de Agua Dulce (1921), Dr. Jack (1922), El Hombre Mosca (1923), The Freshman (1925) y La Vía Láctea (1936).
Algo para recordar: Lloyd actuó en 208 películas entre 1913 y 1947. Durante la década de los veinte fue el actor más popular y mejor pagado del universo cinematográfico. Junto a Buster Keaton y Charlie Chaplin forma el "triunvirato" de grandes cómicos del cine mudo. Su personaje del “hombre de las gafas" lo hiso aparecer en pantalla con un aspecto completamente normal, similar al hombre medio norteamericano; llevaba gafas de carey (muy de moda en aquel tiempo), sombrero de paja y aspecto juvenil. La clave del éxito no radicaba en el aspecto sino en las virtudes del personaje y su capacidad para superar, desde la sencillez, todos los obstáculos que se interponen en su camino. Uno tras otro, sus cortos se convertían en éxito. Al explotarle una bomba de dinamita en 1919 perdió los dedos índice y pulgar de la mano derecha; un guante protésico disimuló su condición de manera tan efectiva, que muchos años después el público no sabía que le faltaban dos dedos. Su popularidad no decayó, y cuando se alejó del cine en los años 40’s se dedicaba a vivir con excentricidad. Como fotógrafo se especializó en desnudos femeninos, retratando a Bettie Page, Dixie Evans y una casi desconocida Marilyn Monroe, entre otras. En su vida privada siempre hubo rumores sobre sus infidelidades, supuestos hijos ilegítimos. Incluso su antiguo socio Hal Roach llegó a insinuar que contrajo algún tipo de enfermedad venérea crónica. Todos esos rumores nunca fueron confirmados. Lloyd demostró siempre tolerancia hacia la homosexualidad (su hijo Harold Junior era homosexual) mientras, al parecer, fue muy intransigente en cuanto a la educación de sus hijas. A diferencia de otros actores de la época, e incluso posteriores, Lloyd era el propietario de casi toda su obra fílmica, lo cual le aseguró una sólida fortuna durante toda su vida.








William Haines
(1900-1973)



Lugar de Nacimiento: Staunton, Virginia, Estados Unidos.
Cinco mejores películas: Tell It to the Marines (1926), Brown of Harvard (1926), Show People (1928), Navy Blues (1929) y Just a Gigolo (1931).
Algo para recordar: Hacia 1925 era la estrella masculina más importante de MGM, y sus filmes eran muy rentables para el estudio. Se cuidó su imagen en los primeros papeles románticos, y su elegancia y aptitud para la comedia le ganaron muchos admiradores. Haines fue una de las cinco estrellas más taquilleras entre 1928 y 1932. Superó la transición al cine sonoro rodando el film parcialmente hablado Alias Jimmy Valentine (1928), y su primer título totalmente sonoro fue Navy Blues, estrenado al año siguiente. Haines era abiertamente homosexual, y a partir de 1926 vivió con Jimmy Shields, a quien había conocido durante la producción de un film. Sin embargo, el estudio fue capaz de ocultar a la prensa la orientación sexual del actor. En 1933 Haines fue arrestado en una YMCA con un marinero con el que había ligado en Los Ángeles. Louis B. Mayer, jefe de MGM, le dio un ultimátum: elegir entre un matrimonio de conveniencia o su relación con Shields. Haines eligió permanecer con Shields, y su unión duró 50 años. A causa de ello Mayer dio por finalizado el contrato con Haines, y éste se volvió un afamado decorador.













Gilbert Roland
(1905-1994)



Lugar de Nacimiento: Ciudad Juárez, Chihuahua, México.
Cinco mejores películas: La Dama de las Camelias (1926), La Paloma (1927), Resurrección (1931), El Halcón del Mar (1940) y Cautivos del Mal (1954).
Algo para recordar: Dispuesto a seguir los pasos de su progenitor, Luis Antonio Dámaso, su verdadero nombre, se encomienda a ser torero, pero al cumplir la mayoría de edad, cuando su familia se muda a los Estados Unidos, empieza a frecuentar los estudios de Hollywood; con la ayuda de Rodolfo Valentino consigue introducirse en este mundo, apareciendo como extra en varias producciones (algunas ambientadas en el país azteca) y participando como secundario en tantas otras. Su atractivo físico pronto lo coloca como galán protagonista, y aparece como el interés amoroso de Clara Bow en la comedia estudiantil The Plastic Age (1925), y luego en el papel de “Armand Duval” en la nueva versión de La Dama de las Camelias, con Norma Talmadge, actriz con la que intervino en tres filmes más, convirtiéndolo en el galán romántico por excelencia de aquellos años. Su varonil voz le abrió las puertas al cine sonoro, aunque al paso del tiempo le tocó interpretar papeles de apoyo bien recibidos por la crítica. Actuó en Ella lo Engañó (1933), protagonizada por Mae West y Cary Grant; Our Betters (1933), con Constance Bennett, actriz que sería su primera esposa; y en las continuaciones de la serie del bandido justiciero “The Cisco Kid”, personaje por el que Warner Baxter había obtenido un Oscar en 1930. Gilbert Roland (quien toma el nombre de su actor favorito John Gilbert y el apellido de una de sus actrices predilectas, Ruth Roland) fue nominado al Globo de Oro al Mejor Actor Secundario por Cautivos del mal (Vincente Minelli, 1952) y por El Ocaso de los Cheyenes (John Ford, 1964).













Charles Farrell
(1901-1990)



Lugar de Nacimiento: Wareham, Massachusetts, Estados Unidos.
Cinco mejores películas: El Séptimo Cielo (1927), The River (1929), Lucky Star (1929), City Girl (1930), Moonlight Sonata (1937).
Algo para recordar: De gran atractivo físico, Farrell comenzó trabajando en la década de los veinte en papeles relativamente menores sin demasiado éxito, hasta su emparejamiento cinematográfico con la actriz Janet Gaynor en los dramas románticos El Séptimo Cielo (1927) y El Ángel de la Calle (1929), ambos dirigidos por Frank Borzage. Las películas fueron un éxito de crítica y público, la primero ganó 3 premios Oscar en la primera edición de estos reconocimientos, y Farrell y Gaynor iniciaron una colaboración que abarcó 11 titulos a finales de los años veinte y principios de los treinta, convirtiéndose en la pareja cinematográfica más popular de aquel entonces. A diferencia de muchos de sus colegas de la era silente, Farrell no tuvo grandes dificultades para adaptarse al cine parlante, con el cual conservó su popularidad. Aunque existen rumores sobre una ambigua sexualidad, Farrell se casó con la actriz Virginia Valli en 1931, y la pareja permaneció unida hasta el fallecimiento de Valli en 1968.













¿Se nos ha olvidado alguno? Yo creo que no... O bueno, quién sabe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada