sábado, 1 de diciembre de 2012

Anuario Eurovisión, los Mejores Temas (XXXI)



1991


El XXXVI Festival de la Canción de Eurovisión tuvo lugar en Italia por segunda vez, el 4 de mayo de 1991, después de que hubieran pasado 26 años de la primera, aquella edición de Nápoles en la que France Gall ganó introduciendo las canciones bailables como éxitos en el festival. Acontecimientos diversos como la primera guerra del Golfo o la conflictiva desmembración de la Yugoslavia de Tito afectaron a la realización de esta edición, que iba a celebrarse en la ciudad de Sanremo y que finalmente la RAI decidió organizar en Roma, en un lugar más seguro como los estudios de Cinecittà, concretamente en el estudio 15. Este cambio repentino tuvo su efecto en la calidad de la organización, calificada por algunos medios como “improvisada”, y además con otro de los decorados más feos que se recuerden que parecía el backstage de alguna producción fílmica.

La RAI colocó como presentadores a los dos ganadores de Eurovisión que tenía hasta el momento: Gigliola Cinquetti y Toto Cotugno, algo que no fue del agrado de todos, ya que al ser cantantes y no conductores profesionales, se puso de manifiesto la falta de coordinación entre ambos, lo que dio lugar a múltiples equívocos y pronunciaciones incorrectas, por el lío que se hacían con el francés, el inglés y el italiano. En las postales de presentación de cada país, los representantes tuvieron que cantar algunos versos de canciones italianas famosas.

En esta edición participaron un total de 22 países. Países Bajos se retiró a última hora dado que el día del festival se celebraba el “Día Nacional y de los Caídos” de dicho país. Predominaron las baladas de corte romántico y gran calidad interpretativa, pero al final se llevó el premio una canción movida y festivalera, como es el tema sueco.

Yugoslavia vivió aquel año el estallido de la guerra de los Balcanes, que había de prolongarse algunos más y cuyos primeros efectos serían la secesión de las repúblicas eslovena, croata, macedonia y bosnio-herzegovina, convertidas todas ellas en repúblicas independientes en los meses siguientes: Croacia y Eslovenia a finales de junio de 1991, Macedonia en septiembre del mismo año y Bosnia-Herzegovina en abril de 1992. En consecuencia, el festival del 91 en Italia, fue el último de la Yugoslavia que debutara en 1961 y que mantuvo así una trayectoria eurovisiva de treinta años. El año siguiente la TV de Yugoslavia que acudió al festival de Malmo representaba a un país denominado República Federal de Yugoslavia y que estaba formado por las repúblicas de Serbia y Montenegro, un precedente del país que debutaría con este nombre doble doce años después en el festival de Estambul'04.

Lamentablemente, la representante yugoslava de este año, la cantante serbia Baby Doll (Dragana Šarić, nacida en Belgrado el 2 de octubre de 1962), interpretó una canción escrita por ella misma, en homenaje a la música brasileña y latina que menciona en el texto a España, Colombia y Cuba, contagiando de ritmo y simpatía al público presente, sin embargo, solo consiguió un solo punto, que le llegó de Malta y la dejó en el penúltimo lugar de la tabla por delante sólo de Austria. Pese al resultado, la canción se vendió muy bien tanto en Yugoslavia como en Italia, Grecia y los países del Benelux. Además, se hizo una versión en inglés, titulada Control. Nunca había quedado Yugoslavia por debajo del puesto 18º, así que en esta casi despedida cosechó el peor resultado de su historia en lo que a puesto final se refiere.

Peor le fue al cantante austríaco Thomas Forstner, que había probado suerte a la edad de 19 años en el festival de Lausana'89 con un meritorio quinto puesto, volviendo a Eurovisión tras haber ganado la final nacional. Desde la ciudad eterna, los austriacos debieron de notar esa ‘eternidad’ desde que Yugoslavia le diera el 1º punto a Malta hasta que Amina recibió el último 12 desde Italia. Y es que si hay algo por lo que muy posiblemente destaque la canción “Venedig im Regen” es porque nadie se acordó de ella, con lo que completó el trío de ceros que se ha llevado Austria en el festival (1962, 1988 y 1991).

Entre el jurado español se encontraba la cantante Salomé, una de las 4 ganadoras del Festival Eurovisión en Madrid 1969, que la casualidad quiso presenciara otro empate en el primerísimo lugar, entre Francia y Suecia, solo que esta vez sí hubo desempate. Los 12 puntos de España fueron concedidos a Israel, que a cambio solo otorgó 2 al representante español.

Los diez mejores temas, a juicio de este Blog, fueron:



NÚMERO 10

Canción: Canzone per te (Canción para ti)
Intérprete: Sandra Simó
País: Suiza
Lugar obtenido: 5to. Lugar



Curiosidades: Sandra Studer, toda una personalidad de la televisión suiza hoy día, comenzó su carrera como cantante con el apellido materno (es hija de padre zuriqués y madre barcelonesa, apellidada Simó) y lo hizo a los veinte años, en las finales nacionales de 1989 y 1990 de cara al Festival de Eurovisión. En 1989 debutó como backing singer de Ann Lomar (que quedó quinta, con la canción Wege in der Nacht) y en 1990 ya compitió como Sandra Simó con el tema Lo so, que se vio relegado al octavo y último puesto. No obstante, había llamado la atención del cantante y compositor Renato Mascetti, quien, tras haber competido con temas propios en las finales de los años 85 y 89 sin éxito, decidió dedicarse a la producción de jóvenes talentos; prueba de ello es su proyecto de 1991, componer un tema para la voz que tanto le había cautivado un par de años atrás, y presentarlo a la selección pre-eurovisiva. Fue la quinta intérprete de la noche, entre la griega Sofia Vossou y el austríaco Thomas Forstner. A la Vossou la destrozó el saxo, al Forstner su sastre, y ambos hechos favorecieron sin duda a la suiza en el veredicto de los jurados, sin restar méritos a su interpretación, por supuesto. El caso es que Sandra estaba radiante y tanto su voz como sus ojos azules y su sonrisa enamoraron a la cámara, a muchos miembros de los jurados y a miles de espectadores. Su sencilla puesta en escena, acompañada por un coro de cuatro voces mixtas, y su más que solvente interpretación la llevaron al top5 y calaron en la memoria de numerosos euroaficionados. Sandra Studer (ya abandonó el apellido materno hace tiempo) trabaja desde hace años en la TV suiza de lengua alemana como presentadora de programas de entrevistas y espectáculo que suelen sobresalir en los rankings de audiencia. Asimismo, es comentarista de la retransmisión del Festival de Eurovisión, y lo hace, según sus propias palabras, dando su opinión personal con ironía y sentido del humor. (Fuente: Aquí)



NÚMERO 9

Canción: Could it be that I'm in love? (¿Puede ser que esté enamorada?)
Intérprete: Kim Jackson
País: Irlanda
Lugar obtenido: 11er. Lugar



Curiosidades: En la cita de Roma'91 llega Irlanda a su 26ª participación en Eurovisión, en los primeros compases de la década que resultará gloriosa para la TV irlandesa, pues sumará cuatro victorias a las tres que ya acumulaba de 1970, 1980 y 1987; además añade dos segundos puestos, uno de 1990 y otro de 1997, con lo que se alzará al primer lugar del medallero eurovisivo. Una circunstancia poco habitual vincula las participaciones de Irlanda en los años 90 y 91. En el festival de 1990 en Zagreb, la TV irlandesa obtuvo el 2º puesto (con los mismos puntos que Francia) gracias al tema "Somewhere in Europe", escrito, compuesto e interpretado al piano por Liam Reilly, con un coro de dos voces femeninas en el que figuraba la cantante Kim Jackson. Al festival de 1991 en Roma, Irlanda acude con otro tema de Liam Reilly en la voz de quien fuera una de sus backing singers el año anterior, la propia Kim Jackson. Con Noel Kelehan al frente de la orquesta por decimonovena vez para la RTÉ y un coro mixto de tres voces, una Kim Jackson vestida de rosa lanzó al aire unos cuantos interrogantes sobre los cambios en su estado de ánimo debidos, probablemente, a la aparición del amor. (Fuente: Aquí)



NÚMERO 8

Canción: Lige der hvor hjertet slår (Justo allí donde el corazón late)
Intérprete: Anders Frandsen
País: Dinamarca
Lugar obtenido: 19no. Lugar



Curiosidades: Con esta balada, Dinamarca se alejaba de los ritmos ochenteros que tan buenos resultados le habían dado. La canción es obra, tanto en el texto con asuntos de amor como en la melódica música, de Michael Elo, a quien también vimos en el coro mixto de cinco voces que acompañó a Frandsen (es el alto del centro). La orquesta de Roma estuvo dirigida por el maestro Henrik Krogsgaard, en la sexta de sus siete participaciones con la delegación danesa. Junto a Elo, formaron el coro las hermanas Lupe y Lei Moe, tan habituales en ese puesto (nueve veces entre 1983 y 2002), Peter Busborg y Jacob Launbjerg (también concurrieron los años 90, 92, 99 y 2005). Si dos de sus vecinos no la hubieran considerado (el 5 del jurado noruego y el 3 del sueco), la canción danesa se habría ido sin puntos. El cantante danés la versionó al inglés con el título "This heart of mine". (Fuente: Aquí)



NÚMERO 7

Canción: S.O.S.
Intérprete: Elena Patroklou
País: Chipre
Lugar obtenido: 9no. Lugar



Curiosidades: La canción "S.O.S." (siglas inglesas del grito de salvamento universal, Save Our Souls) es un grito desesperado del planeta Tierra, llevado por la humanidad a su propia autodestrucción, envuelto en llamas y lluvia ácida, donde las especies animales mueren y los humanos han perdido cualquier esperanza. Es muy sugerente el videoclip de presentación, rodado en un paisaje desolado. Una imagen apocalíptica nada usual por estos lares eurovisivos, envuelta en una sencilla pero potente instrumentación con unos coros muy eficaces. En la semana de ensayos hubo de ser interpretada a diario porque era la única canción en la que intervenían todos los instrumentos de la orquesta. Elena Patroklou fue la última intérprete femenina de la noche (tras ella sólo quedaba Peppino di Capri por el país anfitrión) y lució el mismo aspecto físico que las demás cantantes de la noche; parecía que todas habían pasado por el mismo peluquero y el mismo estilista, con cabelleras voluminosas y largos pendientes. La cantante chipriota vistió un elegante traje blanco con chal del mismo color y estuvo acompañada por un coro de cuatro voces (una de las cuales era de Alex Panayi) y por el propio compositor, Kypros Charalambous, al frente de una guitarra eléctrica. Elena puso su recia y estupenda voz al servicio de una canción tan seria, sin excesos teatrales superfluos sino con un sobrio dramatismo realmente conmovedor; cuando alza sus manos con los dedos abiertos para gritar "Aquí planeta Tierra, S.O.S.", está realmente soberbia. Hay quienes la consideran la mejor aportación de Chipre hasta la fecha. (Fuente: Aquí)



NÚMERO 6

Canción: Kan (Aquí)
Intérprete: Duo Datz
País: Israel
Lugar obtenido: 3er. Lugar



Curiosidades: El dúo Datz era una pareja artística formada por Orna y Moshe Datz, matrimonio desde 1985hasta 2006. "Kan" es el tema con que ganaron la final nacional que les llevó a Eurovisión, una apuesta musical muy en la línea de otros años, muy conjuntada con el coro en voces y baile, y desde luego muy alegre y efectista. Es una creación de Uzi Hitman, A Orna y Moshe les acompañaron dos parejas mixtas que cantaron, bailaron y vistieron en total armonía con ellos; al final de la actuación, se adelantaron desde la parte de atrás del escenario hasta el espacio delantero donde se hallaba el dúo solista para cerrar la actuación con el tradicional grupo humano hecho una piña, con brazos en alto apoteosis musical, como hemos visto en tantas actuaciones de Israel. Durante toda la votación estuvieron muy arriba y podían haber sido perfectamente los triunfadores. A falta del último jurado, así estaba lo más alto del tablero: 1ª Suecia con 146, 2ª Israel con 139, 3ª Francia con 134, 4ª España con 119 (Chipre acababa de dar el 12 a Sergio Dalma) y 5ª Suiza con 114. España ya no podía entrar en el top3, pero los votos del jurado que faltaba, el italiano, sí que podían decidir los tres primeros puestos. El jurado de Italia sólo votó a dos de las cinco que iban en cabeza: dio su 4 a Suiza y su 12 a Francia. Israel se quedaba con la miel en los labios, "Bailar Pegados" era ninguneada, en tanto que Francia empataba con Suecia. Había, pues, que tirar de número de 12's: nuevo empate; y ya con el número de 10's, Suecia conseguía su tercer triunfo. La canción israelí obtiene así el tercer puesto (por primera y única vez hasta la fecha actual) con votos de dieciocho jurados, Orna y Moshe grabaron una versión en inglés ("Come along") y otra pareja eurovisiva (los rusos Philip Kirkorov y Alla Pugacheva) la versionaron en su lengua original. Dos canciones de Moshe Datz como compositor representaron a Israel en años venideros ("Amen" en 1995 y "Happy Birthday" en 1999). (Fuente: Aquí)



NÚMERO 5

Canción: Fångad av en Stormvind (Atrapada por un viento huracanado)
Intérprete: Carola
País: Suecia
Lugar obtenido: 1er. Lugar



Curiosidades: El sorteo otorgó a Carola el octavo puesto en la ronda de las 22 actuaciones, tras la balada de Luxemburgo y delante de la gran Amina por Francia que, aún haciendo una gran y muy original e innovadora actuación y siendo favorita, no pudo arrebatarle el triunfo a la sueca. Iba vestida con uno de los peores trajes que han pasado por el ESC (peor aún fue el de Främling en el 83): blusa blanca con topos negros debajo de una chaqueta verde-gris larga hasta la pierna y abrochada con botones dorados debajo del pecho, medias moradas mate y zapatos planos y extremadamente bajos de color negro. Demasiada maquillada para su edad y con el pelo suelto tenía, en conjunto, el aspecto de una adolescente de 15 años demasiado mayor. Estaba acompañada por dos bailarines totalmente trajeados que desarrollaron una sencilla pero efectista coreografía basada en movimientos corporales (especialmente cabeza, brazos y piernas) y por un coro de tres voces vestido de negro brillante. Haciendo referencia al título de la canción, unos enormes ventiladores fueron colocados delante del escenario para provocar efectos especiales dándole a la actuación un toque más original y verosímil. Carola se comió la cámara y actuó con una profesionalidad increíble, pegando saltitos y sacando su gran chorro de voz. Al terminar su actuación Gigliola preguntó en pleno directo al realizador si hacía falta repetirla, pues al parecer el público allí presente no había escuchado la canción del todo bien. Sin embargo el sonido había llegado perfectamente en la retransmisión por televisión, por lo que no fue necesario repetir nada. Algo parecido le había pasado a Domenico Modugno en 1958, aunque éste sí tuvo que volver a repetir su tema.

En la votación, una de las más recordadas y emocionantes de la historia, "Fångad av en stormvind" tuvo que esperar hasta el jurado 17º para ponerse en cabeza, tras un intenso duelo entre la israelí Kan y la española "Bailar Pegados". Desde entonces ya no bajó de ahí, aunque faltando el jurado anfitrión por votar las cosas iban así: 1ª Suecia con 146, 2ª Israel con 139, 3ª Francia con 134. La portavoz italiana avanzaba con los puntos y ninguno de los tres países se mencionaban… Llegó el 12: en caso de ser para Suecia o Israel, ganaba uno de esos dos países, en caso de ser para Francia, tendríamos un empate, en caso de ser para España (que tampoco había recibido puntos e iba 4ª) ganaba igualmente Carola. Apoyando en su totalidad los aires magrebíes de Amina, Italia dio el 12 a Francia y dejó sin puntos a sus tres máximos rivales a lo largo de la larga votación. Así pues se produjo un empate a 146 puntos entre Carola y Amina, que fue solucionado por el Señor Neuf entre gritos, aplausos, confusiones y una Carola aterrorizada de que la dejaran con la miel en los labios por segunda vez. Toda Suecia debía de estar igual. Las reglas de por entonces decían que en caso de empate ganaba la canción que tuviera más doces, o más dieces, y así sucesivamente. Carola y Amina empataron a 12 pero la primera tenía cinco 10 mientras que la segunda sólo dos. Proclamada ya ganadora, Carola volvió al escenario donde le entregaron el premio y donde repitió la canción, esta vez mitad inglés mitad sueco, aun con más fuerza que la primera vez. (Fuente: Aquí)



NÚMERO 4

Canción: Lusitana Paixão (Pasión Lusitana)
Intérprete: Dulce Pontes
País: Portugal
Lugar obtenido: 8vo. Lugar



Curiosidades: La cita de Roma'91 suponía para Portugal su 27ª participación en Eurovisión. Hacía once años ya del mejor resultado cosechado por la TV lusa, un séptimo puesto que revalidaba el de 1972 gracias a José Cid y "Um grande grande amor". En toda la década de los ochenta nunca volvió a entrar en el top10, y su mejor puesto fue el 11º de Maria Guinot en Luxemburgo'84 con "Silencio e tanta gente". La representante portuguesa era una joven promesa de apenas 21 años que se había dado a conocer tres años atrás como cantante, actriz y bailarina en comedias musicales y que se hizo popular en el programa de TV Regresso ao passado. Se llamaba Dulce Pontes, aunque su apellido no formó parte de su nombre artístico hasta algún tiempo después. "Lusitana Paixão", una de las más bellas canciones que ha llevado Portugal a Eurovisión, debe su texto a José da Ponte & Fred Micaelo. Se trata de un logradísimo poema sobre el significado del fado (la pasión lusitana del título) en el alma portuguesa: llorar mucho la tristeza, dormir con el dolor, esa pena de las palabras que la guitarra también llora; al tiempo que contiene el rechazo a su cara más amarga: porque quiero ser feliz ya la desdicha no se dice, no quiero lo que el fado significa. El homenaje alcanza a la legendaria Maria Severa (1820-1846), una prostituta que cantaba en su taberna de la Rua do Capelão y que ha pasado a la historia como fundadora del fado, un tipo de música popular que ella hizo salir de los arrabales lisboetas hasta los salones aristocráticos de la capital. El propio José da Ponte compuso la partitura en colaboración con Jorge Quintela, consiguiendo tal vez el fado más bello que se ha escuchado en el Festival.

Dulce inició la segunda mitad de la gala romana. Tras la postal de presentación en la que rindió homenaje a Domenico Modugno y a su tema de 1966 que quedó sin puntos en último lugar, "Dio come ti amo", la cantante portuguesa fue presentada por Toto Cotugno como "una bellísima cantante" a la que agradeció la interpretación del tema ganador de Sanremo'66. Con un elegante vestido de negro sin mangas, con grandes guantes hasta el codo y una franja semitransparente en las piernas, Dulce estuvo acompañada por cuatro músicos y brindó al público y a los telespectadores una de las mejores actuaciones de la noche. Dulce fue sensibilidad, sentimiento, pasión, voz, arte, dándonos un anticipo de lo que sería su exitosa carrera. Pero una vez más los jurados anduvieron bastante parcos con la propuesta portuguesa, que, aunque consiguió uno de los mejores resultados de la historia eurovisiva de su país, se tuvo que conformar con un 8º puesto merced a los 62 puntos recibidos de trece jurados. Destacaron los 10 de Francia y España y el 8 de Islandia. Dulce grabó el tema en inglés con el título de "Tell me". (Fuente: Aquí)



NÚMERO 3

Canción: Anixi (Primavera)
Intérprete: Sophia Vossou
País: Grecia
Lugar obtenido: 13er. Lugar



Curiosidades: Tras la tercera actuación de la gala de Roma, que había correspondido a Malta, en su regreso a Eurovisión después de dieciséis años, le llegó el turno a Grecia. En su postal, Sophia Vossou (1961) dejó bien claras las cualidades de su voz interpretando un fragmento de "Caruso" de Lucio Dalla. Toto Cotugno la presentó con mucho cariño y hasta le tiró un beso. Vestida, peinada y maquillada como las divas de antaño, con muchísimo glamour y elegancia, salió a escena Sophia Vossou, la "Voz de Cristal", luciendo un traje negro con bordados y un tul en las mangas que le daba un aire muy distinguido al mover los brazos de forma tan efusiva. Llevaba un enorme pendiente de brillantes, muy destacado en la realización, y una alianza en su dedo anular izquierdo, la alianza de su matrimonio con el autor y compositor de la canción, a la vez que guitarrista, que la acompaño en Roma, Andreas Mikroutsikos.

Comienza la actuación con una orquesta potente (dirigida por el maestro Haris Andreadis, en la sexta de sus nueve participaciones al frente de la delegación griega), sobre todo en los violines y las trompetas, que le hacían unos bellos acordes en forma de respuesta a las estrofas que iba cantando la griega; ella comienza con una voz suave, grave, triste, pero al cantar la segunda partede la estrofa se sube de octava, sacando un color de voz totalmente diferente, y haciéndola brillar como solo una gran artista sabe hacerlo. Mientras que con miradas de concentración y de fuerza hace que vibremos al verla. Se abre paso un arrollador estribillo, cantado en la octava superior, como ya venía haciendo Sophia, y disfrutando de él, sin plantearse lo que vendría a continuación. Cuando está terminando el estribillo, éste se enlaza con el saxofón que más ha dado que hablar en la historia del Eurofestival debido a sus notas desafinadas. Los violines y las trompetas irrumpen de nuevo en la obra para darle el paso a la intérprete con el tema ya roto por el saxofón. Ella brilla de nuevo, mantiene la cabeza alta y calma su rabia para transmitir el arte que corre de sus cuerdas vocales. Canta la estrofa con más fuerza aún si cabe que la primera, se crece ante la adversidad, y da una lección de poder helénico. Regresando a un estribillo de fuerza hercúlea, donde el crescendo es supremo a cada nota que pasa, y donde el final del mismo enlaza en singular belleza con el puente, un puente especial, de dulzura primaveral, donde la flauta travesera tiene un importante papel, donde toda la fuerza de una obra se reduce de repente, en un instante, al amor elevado a su máxima expresión, donde la "voz de Cristal" se hace añicos, rota por la ternura. Y de repente en una eclosión, como la que se produce en primavera al brotar los frutos y las flores, explota el puente en unas frases onomatopéyicas, donde Sophia hace un alarde vocal increíble. Mientras que el cénit se va acercando, con el cambio de tono producido por el puente, llegamos al estribillo final; donde Sophia va pisando fuerte, demostrando su poder, y acercándose las dos frases finales, los violines vuelven a tomar especial protagonismo, acompañándola en un cierre apoteósico, que pasa de unos brazos abiertos, con un abrazo a sí misma, en el mismo instante que muestra una sonrisa de victoria, mirando al cielo, como una autentica diosa.

Su despedida fue rápida, por la puerta grande, con una sonrisa, mientras Gigliola le decía "Bravisima Sophia! Brava!"... De ser una de las favoritas en los días de ensayos, la canción griega fracasó en las votaciones. Con un total de 36 puntos tuvo que conformarse con el puesto 13º. Era la decimocuarta participación de Grecia y la octava vez que quedaba fuera del top10. Su mejor resultado seguía siendo el quinto puesto del 77, que sería revalidado el año siguiente. (Fuente: Aquí)



NÚMERO 2

Canción: C'est le dernier qui a parlé qui a raison (Quien tiene la última palabra tiene la razón)
Intérprete: Amina
País: Francia
Lugar obtenido: 2do. Lugar



Curiosidades: Amina Annabi nació en Cartago, actualmente un barrio residencial de la capital de Túnez, un 5 de Marzo de 1962. Sus padres (francés y tunecina) se divorciaron siendo ella todavía muy niña y Amina se crió con su madre, cantante y compositora, por lo que Amina vivió rodeada de música desde muy temprano. La abuela de Amina también era música, y los domingos la familia se solía reunir para cantar y tocar música tradicional. Gracias a su tío, uno de los organizadores del Festival de Tabarka en Túnez, pudo ver a estrellas musicales del momento en directo. En este festival conoció al senegalés Wasis Diop, se hicieron grandes amigos y acabarían trabajando juntos en años venideros: él es el compositor de la canción que Amina escribió y defendió en Roma. En 1975 Amina y su madre dejaron Túnez y se establecieron en Francia. 1991 fue un año importante para Amina. En Francia ganó el premio Piaf a la mejor cantante femenina del año. Colaboró con Peter Gabriel en un proyecto por la paz durante la Guerra del Golfo, grabando junto a otros cantantes internacionales una versión del "Give Peace a Chance" de John Lennon.

El 4 de mayo llegó la cita eurovisiva de Roma. Amina, representando a su país de adopción, Francia, actuó en novena posición, tras la sueca Carola. Francia continuaba así la tendencia comenzada el año anterior, mandando al festival canciones con sabores étnicos de todas las culturas que integraban el mundo francófono, tendencia que se mantuvo durante toda la década de los 90. Amina realizó una interpretación magnífica de su tema "C'est le dernier qui a parlé qui a raison", elegantemente vestida con un traje negro y un pañuelo naranja y guapísima. En este tema, que habla sobre la situación de sometimiento de las mujeres en el mundo árabe a la figura masculina, destacaban sobre todo los giros vocales que Amina realizaba tras las estrofas. Una coreografía sencilla pero estudiada y la enigmática sonrisa de la cantante ayudaron a este maravilloso tema a alcanzar la segunda posición en el festival. La canción francesa fue votada por todos los países excepto tres, siendo superada en número de países votantes sólo por la canción española, que acabaría cuarta al finalizar el certamen. Obtuvo un total de 146 puntos, los mismos que la canción sueca, con los mismos 12 (en este caso, procedentes de Austria, Noruega, Israel e Italia) pero sólo con dos 10 (de Yugoslavia y Finlandia).

A raíz del cuádruple empate producido en el festival de 1969 en Madrid, la UER adoptó reglas para deshacer un eventual empate. Desde aquel 1969 sólo se ha producido un empate en el primer puesto, 1991. Las reglas decían que en caso de que dos o más países obtuvieran la misma cantidad de puntos ganaría aquel que más veces obtuviera la máxima puntuación, el 12. En caso de persistir el empate ganaría el que más dieces hubiera obtenido, y así sucesivamente. En este caso, tanto Suecia como Francia contaban con 4 doces, pero los nórdicos aventajaron a los franceses en el número de dieces, 5 de Carola por 2 de Amina, por lo que la sueca se proclamó vencedora y dejó a Amina en un segundo lugar. Como dato curioso, solamente dos veces han actuado seguidas las dos canciones que han ocupado el primer y segundo puesto, y en 1991 fue una de ellas; la otra vez fue en Malmö al año siguiente, pero esa es ya otra historia. (Fuente: Aquí)



NÚMERO 1

Canción: Bailar Pegados
Intérprete: Sergio Dalma
País: España
Lugar obtenido: 4to. Lugar



Curiosidades: El orden de actuación determinó que el representante español (elegido internamente por Televisión Española), actuará en el puesto 19 de 22. El catalán realizó una magnífica interpretación y sus miradas a la cámara denotaban cierta empatía con los espectadores. Todo ello le valió los aplausos del público asistente. Además, la voz rota, pero sensual, tan “italiana” fue su mayor seña de identidad. Los primeros compases de la canción remitían quizá a un tema extraído de Beauty and the Beast (1991), pero su interpretación tranquila y pausada estuvo siempre in crescendo. El blog TopEurovision califica así su actuación: “Crecía la intensidad, crecía su voz, crecía su complicidad con el público. Pulcro, simpático y agradable, mimó a la cámara hasta la saciedad y guiñó ese ojo en el momento clave de la canción (corazón con corazón, en un solo salón –guiño- dos bailarines...) mientras le hacían un primer plano sin quitar ni un momento su media sonrisa... Fue perfecto. Insuperable.” En las votaciones los puntos no tardaron en llegar, y desde el principio parecía que España se iba a volver a colocar en el Top 3, pero en la segunda mitad, cuando Reino Unido solo le dio 1 punto y Dinamarca e Italia no lo votaron (corre el rumor de que la RAI presionó a TVE y al propio Sergio Dalma para que cambiasen el título de la canción española, con la obvia negativa de ambos), las esperanzas de conseguir un triunfo acabaron en forma de un 4 lugar. Sin embargo, Sergio Dalma se convirtió en las semanas siguientes en el cantante que más discos vendería en varios países y para muchos en el ganador moral de esta edición. Los 119 puntos logrados supusieron la tercera mejor puntuación de la noche, ya que Suecia y Francia lograron dejar la tabla de votaciones con la misma cifra. En 2008 “Bailar Pegados” fue elegida como la Mejor Canción que ha representado a España en Eurovisión en una votación popular realizada en TVE. (Fuente: Aquí)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada