miércoles, 26 de diciembre de 2012

Anuario Eurovisión, los Mejores Temas (XXXIII)



1993


Tras la victoria de Linda Martin con "Why me" en Malmö'92, correspondió a la RTÉ irlandesa (Raidió Teilifís Éireann) la organización y celebración de la 38ª edición del Festival de Eurovisión. Era el cuarto triunfo y la cuarta vez que el ESC viabaja a tierras irlandesas. La TV irlandesa aceptó el ofrecimiento de un mecenas millonario, Noel C. Duggan, que quería ver un festival de Eurovisión en su pueblo, sufragando él los costes añadidos; así que el ESC se fue a una aldeíta del suroeste irlandés, Millstreet, en las instalaciones de una escuela de equitación llamada Green Glen Arena, una de las más grandes de Irlanda. Esta inusual sede tuvo aforo para 3500 personas (los concursantes se quejarían de que estaban en medio de la nada, sin un bar a la vista).

La edición coincidió con un notable incremento de los países miembros de la UER, que en 1993 ya eran 48 tras la incorporación de Bielorrusia, Bosnia-Herzegovina, Croacia, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, ARY.Macedonia, Moldavia, Polonia, República Checa, Rumania, Rusia y Ucrania. La avalancha de solicitudes para participar en el Festival de Eurovisión llevó a la UER a establecer sistemas de restricción con el fin de que el número máximo de países presentes en una edición no fuese superior a 25 y la duración del evento no superase las tres horas.

El excesivo número se redujo mediante la celebración de un festival previo (Kvalifikacija za Millstreet), donde compitieron entre sí los siete nuevos candidatos. La gala tuvo lugar el 3 de abril en Liubliana, la capital de Eslovenia; presentada por Tajda Lekse, se desarrolló con el mismo sistema de votación que el propio festival (cada uno de los siete jurados puntuó las seis canciones rivales, otorgando seis puntuaciones distintas desde 5 hasta 12) y deparó tres nuevos países para Eurovisión:

1 - 54 puntos - Eslovenia - Tih dezeven dan - 1xBand
2 - 52 puntos - Bosnia y Herzegovina - Sva bol svijeta - Fazla
3 - 51 puntos - Croacia - Don't ever cry - Put
4 – 50 puntos - Eslovaquia - Amnestia na neveru - Elan
5 - 47 puntos - Estonia - Muretut meelt ja südametuld - Janika Sillamaa
6 - 44 puntos - Hungría - Arva reggel - Andrea Szulak
7 - 38 puntos - Rumanía - Nu pleca - Dida Dragan

El resultado favoreció a la tres repúblicas ex-yugoslavas y dejó fuera a los otros cuatro aspirantes, que llegarían a Eurovisión el año siguiente, acompañados por Lituania, Polonia y Rusia, ocupando, según estableció la UER, las siete plazas de los siete últimos clasificados de Millstreet, que serían Chipre, Luxemburgo, Turquía, Dinamarca, Eslovenia, Israel y Bélgica (luego, la baja voluntaria de Italia permitiría la participación de Chipre).

Lo cierto es que el XXXVIII Festival de la Canción de Eurovisión tuvo lugar el 15 de mayo de 1993 en Millstreet, y supuso un nuevo record de países participantes, 25, sin Yugoslavia, pero con Bosnia-Herzegovina, Croacia y Eslovenia. El festival más numeroso en la ciudad más pequeña de la historia. Para Italia fue un adiós provisional (volverá en 1997 para ausentarse de nuevo hasta el regreso en 2011) y para Luxemburgo la despedida definitiva de Eurovisión.

La emisión comenzó con un breve videoclip de carácter casi onírico que dio paso a imágenes de paisajes irlandeses y al gaitero David Splan ya en el escenario del Green Glen Arena. Fionnuala Sweeney, la presentadora, ejerció su tarea en gaélico, francés e Inglés. Alan Farquharson diseñó el singular escenario, de planta triangular y sometido a los cambios de aspecto que provocaba la luminotecnia (excesivos a veces y no siempre bien planificados). Las postales de presentación de cada país mostraban a los participantes realizando distintas actividades en variados escenarios irlandeses. Linda Martin y Johnny Logan protagonizaron el entreacto con el coro de niños del Conservatorio de Cork, que llevaban las banderas de todos los países del mundo.Se escucharon 19 idiomas, entre ellos, el corso y el luxemburgués en breves fragmentos de las canciones de Francia y Luxemburgo.

Los intérpretes fueron 16 solistas (once mujeres y cinco hombres) y 9 grupos (dos dúos, dos cuartetos, dos quintetos y tres sextetos); algunos de ellos ya habían estado en el Festival (el danés Tommy Seebach en 1979 y 1981, el austríaco Tony Wegas en 1992 y la finlandesa Katri Helena en 1979), otros volverán (la irlandesa Niamh Kavanagh en 2010, los coristas malteses Moira Stafrace y Chris Scicluna en 1994 como solistas).

Irlanda vuelve a conseguir la victoria (en eso de ganar dos años seguidos se le habían adelantado España e Israel) con siete 12s y votos de todos los jurados, uniéndose así al reducido club de las cinco victorias, con Francia y Luxemburgo. Como el año anterior, el Reino Unido ocupó la segunda posición, hecho que ocurría por decimocuarta vez. El bronce fue para Suiza por tercera vez en su trayectoria. Completaron el top5 Francia y Noruega.

Por primera vez en la historia de Eurovision había una letra con la expresión "sexo", la canción "Hombres" de la española Eva Santamaría. Además este fue el festival que tuvieron muy en cuenta los eurofans en 1997, cuando una página de internet convocó a la elección del representante con peor vestuario de la gala eurovisiva de ese año. Al premio le pusieron el nombre de Barbara Dex Award en recuerdo del feo vestido de la representante belga del 93. La última posición de los 25 países participantes ocupó Barbara, con sólo 3 puntos que le dio Alemania a su canción “Lemand als jij” (Alguien como tú).


Los diez mejores temas, a juicio de este Blog, fueron:



NÚMERO 10

Canción: This Time (Esta Vez)
Intérprete: William Mangion
País: Malta
Lugar obtenido: 8vo. Lugar



Curiosidades: Para la sexta participación de Malta (la tercera de la segunda etapa, tras el largo paréntesis de ausencia entre 1976 y 1990), y después del enorme éxito de la quinta (con el bronce en Malmö'92), la TV maltesa eligió a la canción "Issa" en su versión maltesa y "This time" en su versión inglesa, siendo una creación del propio intérprete de 35 años, William Mangion (con él colaboró Jesmond Tedesco en la elaboración del texto en maltés), que ya llevaba varios años en al mundo de la música y era conocido a nivel internacional (había actuado en varias ocasiones en Reino Unido, Países Bajos y Alemania, sobre todo).  Es una balada pop de corte internacional, sin raíces étnicas de ningún tipo, y ciertos aires de rock-blues norteamericano, como las canciones de Joe Cocker, a cuya voz y estilo se aproxima William Mangion (y con quien compartió concierto en 1991). En la gala de Millstreet, Mangion estuvo acompañado por el guitarrista Christopher Scicluna y por un coro de tres mujeres, Debbie Scerri, Moira Stafrace y Phylisianne Brincat. Tanto Christopher como Moira volverán en 1994 (como dúo solista con "More than love") y en 1999 (como creadores y coristas de "Believe'n'peace"); en cuanto a Debbie Scerri, representará a su país en solitario en 1997 ("Let me fly"). Entre todos arroparon la voz grave del cantautor maltés, brillando con luz propia las chicas del coro, que robaban cámara con sus acompasados movimientos. A decir verdad, no era una propuesta muy original, pero decían los comentaristas que partía como favorita. Sea como fuere, recibió puntos de diecisiete jurados y, sin 12 ni 10 ni 8, llegó hasta los 69 y ocupó la 8ª plaza de la tabla final. (Fuente: Aquí)




NÚMERO 9

Canción: Hombres
Intérprete: Eva Santamaría
País: España
Lugar obtenido: 11er. Lugar



Curiosidades: La designación del 93 recayó en la joven cantante del Puerto de Santa María llamada Eva Santamaría y un tema escrito y compuesto por Carlos Toro. Éste se había dado a conocer tiempo atrás en el mundo de la música como autor de "Resistiré" (popularizada por el Dúo Dinámico). En 1993 apareció el primer álbum en solitario de Marta Sánchez, Mujer, de cuyo primer sencillo, "Desesperada", también era autor Carlos Toro. Por esas fechas, Toro se fijó en Eva Santamaría para grabar un disco en la ciudad de Los Ángeles, titulado A buen puerto. Según contaron después los dos protagonistas, allí mismo salió uno de los temas del álbum de una discusión entre ambos; un día, Eva quiso ir de compras y Carlos a un museo, disparidad de criterios que provocó una discusión y una sarta de críticas de la cantante gaditana a los estereotipos de la manera de ser de los hombres. Al cabo de unas horas, Carlos le presentó a Eva "Hombres", la canción que le inspiró aquella discusión y que formaría parte del mencionado disco. Es la primera canción que llevó rap a Eurovisión por parte española. Unos las han calificado como canción feminista, otros la consideran burda y machista. Lo que Toro refleja en la letra es una fusión de los estereotipos más comunes con que se juzga el comportamiento masculino. Los arreglos del director orquestal, Eduardo Leiva, alejaron la canción de su original. Del rap se pasó a una canción pop (la propia cantante ha declarado que apenas reconocía el tema y que el baile lo cambiaron a última hora sin su conocimiento), pero la gaditana puso todo su buen hacer en escena tratando de capear el temporal lo mejor posible. La propuesta española gustó mucho al jurado finlandés (10), al maltés (8) y al croata (7), pero en general tuvo una tibia acogida que desembocó en un total de 58 puntos de doce jurados que la colocaron en la undécima posición. Mejoraba en tres puestos el resultado del año anterior (14º de Serafín Zubiri) y en siete el del año siguiente (18º de Alejandro Abad). (Fuente: Aquí)




NÚMERO 8

Canción: Eloise
Intérprete: Arvingarna
País: Suecia
Lugar obtenido: 7mo. Lugar



Curiosidades: Arvingarna es un cuarteto masculino cuyos integrantes son Casper Janebrink (1970), Lars Larsson (1972) y los hermanos Tommy Carlsson (1968) y Kim Carlsson (1972). Fundado en 1989, el grupo concurre al Melodi'93 en un momento de máxima popularidad gracias al número 1 en la lista de ventas de su sencillo “Jennie” en 1992, año en que recibieron un Grammy por su álbum Coola killar. Y lo hace con otro tema con nombre de mujer, “Eloise”, sin perder de vista que una buena parte de su éxito se la debían a miles de adolescentes suecas entre quienes los rubios componentes venían haciendo furor. Aquel tema pop, comercial y pegadizo, con cierto aire retro, debe su música al exitoso Lasse Holm, solicitado compositor con más de 400 canciones en su haber que han interpretado lo más populares artistas del país; ganó cinco veces el Melodi (82, 83, 85, 86 y 93) y una de ellas, además de como compositor y letrista, también como intérprete (en dúo con Monica Törnell, 1986). La letra la escribió Gert Lengstrand, otro destacado letrista de éxito que publicaba crónicas deportivas en un periódico de Göteborg; años después compuso la letra en sueco de “Tusen och en natt”, el tema que ganó en 1999 versionado al inglés como “Take me to your heaven”. El nombre del título pertenece a una chica a la que su chico le pregunta si son algo más que amigos y le declara su amor (...Eloise, ¿somos más que simples amigos? / Si es así, muéstrame tus sentimientos / Y que manden nuestras emociones / Eloise, hasta los vientos pueden cambiar, / Para mí tú eres la única / Nuestro amor merece un precio más alto, Eloise / No es fácil cuando no puedes ver tus propios errores / Soy como la pelotita de una máquina de juego / Te echo de menos y aquí estoy, frente a tu puerta...). La canción tuvo versión homónima en inglés. (Fuente: Aquí)




NÚMERO 7

Canción: Moi, tout simplement (Simplemente yo)
Intérprete: Annie Cotton
País: Suiza
Lugar obtenido: 3er. Lugar



Curiosidades: La de Millstreet'93 es la 38ª participación de Suiza, país que cumple los mismos años que Eurovisión, efeméride de la que sólo podían presumir hasta entonces Alemania y Bélgica. La cantante canadiense Annie Cotton lograba el pasaporte para Eurovisión con una balada en francés, como si de emular a Céline Dion cinco años después se tratara, con su interesante y original texto acerca del mundo del espectáculo y el show business, del que hace una severa crítica y nos transmite que lo más importante en la vida es ser uno mismo y luchar por los propios anhelos. Cotton fue la cuarta intérprete de la gala de Millstreet. Sólo tenía diecisiete años pero no tuvo apoyos vocales de ninguna clase, no los precisaban ni su fuerza vocal ni el tono de la canción. Con un vestido negro corto y escotado sobre el que llevaba una ligera capa de tul negro, Annie Cotton ofreció una de las mejores actuaciones de la gala, en un interpretación llena de fuerza y sensibilidad. Jean-Jacques Egli (creador y corista del tema suizo del 87) es el responsable de la letra de la canción, en tanto que la música de potente balada fue compuesta por Christophe Duc. Hubo versión en inglés titulada "I will be myself". La propuesta de Suiza se encontró con el beneplácito europeo en forma de abundantes y altas puntuaciones, de forma que alcanzó la tercera posición con 148 puntos de veintidos jurados, una cifra que sigue siendo la más alta de la trayectoria suiza, por encima de los 140 puntos de 1986 con Daniela Simons y los 137 de Céline Dion en 1988. (Fuente: Aquí)




NÚMERO 6

Canción: Better the devil you know (Mejor malo por conocido)
Intérprete: Sonia
País: Reino Unido
Lugar obtenido: 2do. Lugar



Curiosidades: El Reino Unido consigue de nuevo el segundo puesto dos años consecutivos, y a punto estuvo, como otras veces, de ser el ganador: Sonia Evans había sido número uno en 1989 con su primer disco, You'll never stop me loving you, pero desde entonces no había vuelto a tener tanto éxito. Tal vez su carrera se viera relanzada por Eurovisión. “Better the devil you know”, obra de Brian Teasdale y Dean Collinson, es un rock'n'roll de aire retro que lanza una simpática e irónica mirada al amor y la relación de pareja: la chica enamorada le dice a su novio que no le mienta, que no la deje, y le expresa su inmenso amor con el dicho popular "Más vale malo conocido..." A Sonia, de 22 años, le tocó cantar detrás de la balada bosnia, lo que le pudo dar puntos al aportar un contraste tan fuerte, y por delante de Países Bajos, que pudo verse perjudicada por el ritmo británico. Sonia contó con un coro mixto de tres voces en el escenario (en el que estaba su hermana) y con dos músicos (un batería y un teclista). Vestida con un mono de color malva y convencida de que iba a ganar, se dejó la piel en el escenario, moviéndose hasta desternillarse al ritmo de la canción, gestualizando exageradamente y sin perder la afinación. Con el apoyo coral y coreográfico de sus acompañantes, protagonizó una de las actuaciones más potentes de la noche. Tras haber ocupado lo más alto de la tabla en algunos momentos de las votaciones, en una reñida alternancia del Reino Unido con Irlanda, el portavoz del jurado noruego dejó las cosas bastante favorables para los anfitriones.

Pero la culminación de las votaciones no se produjo sin cierto sobresalto (que algunos quisieron ver con ojos polémicos); cuando finalizó el portavoz del jurado noruego Irlanda ganaba con 175 puntos, once más que el Reino Unido, pero aún faltaba el jurado de Malta, pues cuando le tocó votar, hubo de aplazarse al final la comunicación de su veredicto por problemas técnicos; la victoria británica no era imposible, bastaba el 12 maltés y ningún punto para Irlanda, pero fue justo al revés, con lo que Irlanda se fue hasta los 187 y la canción británica hubo de conformarse una vez más (y ya eran catorce) con la medalla de plata, esta vez a 23 puntos de la ganadora. Se repetía así el binomio de la cabeza de la tabla del año anterior, aunque la diferencia entonces había sido de dieciséis puntos. El jurado maltés mantuvo la emoción hasta el ultimísimo momento, dando el 8 a España, el 10 a Luxemburgo (que salía así del último puesto, el cual quedaba para Bélgica) y el 12, entre delirios del público, a la irlandesa Niamh Kavanagh. El llanto de Sonia fue inconsolable, aunque logró contenerlo y felicitar a la irlandesa. (Fuente: Aquí)




NÚMERO 5

Canción: A cidade (até ser dia) (La Ciudad, Hasta el amanecer)
Intérprete: Anabela
País: Portugal
Lugar obtenido: 10mo. Lugar



Curiosidades: Anabela conseguía el pasaporte para Eurovisión a sus 16 años, pero no era una novata en el mundo de la música. Comenzó a cantar a los 8 años, participando en varios festivales infantiles. En 1989, con 12 años, venció en la Grande Noite do Fado y representó a Portugal en el Festival Musical de UNICEF, realizado en los Países Bajos, donde quedó en segundo lugar con “Nova mensagem de amor”. En 1991 lanzó su primer álbum (Anabela), al que siguió Encanto en 1992.  En Millstreet, la delegación portuguesa protagonizó una gran interpretación vocal e instrumental que sigue siendo considerada por muchos una de las mejores propuestas de Portugal. Anabela lució un vestido blanco de corte retro, cuellos con grandes solapas y sin mangas; más juvenil resultaba su corta melena morena. El tema es un hermoso canto a la noche en forma de melodiosa balada que compusieron Paulo de Carvalho (representante en solitario de Portugal en el ESC de 1974 y formando parte de Os Amigos en 1977), Marco Quelhas (miembro del dúo MTM del ESC 2001 y creador de "Só sei ser feliz assim") y Pedro Abrantes. El texto describe la estampa de dos enamorados que van de bar en bar compartiendo copas y besos y admirando los valores de la noche (...Hay un brillo en el aire / Cuando cae la noche sobre la ciudad / Siempre hay un sueño y magia / De noche en la ciudad / Siempre hay un sueño hasta que amanece / Los colores de la noche / Dan un brillo a la ciudad / Dan luz hasta que amanece...). Hubo versión en inglés ("Nightfall in the city"). Los jurados español y holandés le dieron su 12 (nunca había logrado dos doces una canción portuguesa. Cinco meses después Anabela volvió a representar a su país en un certamen internacional, en este caso, la 22ª edición del Festival de la OTI, que tuvo lugar en Valencia y que ganó la española Ana Reverte con “Enamorarse”. Anabela quedó en tercera posición con “Onde estás?”. (Fuente: Aquí)




NÚMERO 4

Canción: Alle Mine Tankar (Todos mis Pensamientos)
Intérprete: Silje Vige
País: Noruega
Lugar obtenido: 5to. Lugar



Curiosidades: Silje Vige era una joven de apenas 17 años y su sencilla canción había sido escrita por su padre, Bjørn-Erik Vige, un cantante, guitarrista y compositor que había pertenecido a la pequeña banda Ryfylke Visegruppe. Vige dio partitura de suave e intimista balada, con protagonismo de la cuerda, a un texto amoroso centrado en la descripción del sentimiento como una vivencia propia que nadie debe conocer, casi con toques místicos (... Eres como un dios, distante y tranquilo / Nadie más debe verlo, solo tú y yo lo sabemos / Todos mis pensamientos vuelan hacia ti / Todos mis sueños están abiertos / En todas mis habitaciones, solo te veo a ti / Te tumbas en mi cama y duermes y duermes...). Noruega cerraba el festival por segunda vez en su trayectoria (la primera, en Dublín'71, fue también con una jovencita, Hanne Krogh, entonces con quince años). Silje Vige, con un traje largo violeta, una torera de terciopelo negro y un sencillo peinado liso con flequillo, tuvo tres acompañantes, la corista Hilde Kjeldsen, el guitarrista Tom Lund y el buzukista Lakis Karnezis.

En la final nacional había habido en escena cuatro instrumentos de cuerda (violín, chelo, guitarra y buzuki), pero en la final se redujeron a dos. La actuación fue totalmente estática, con Silje quieta y sin moverse un solo segundo. La cámara, que había empezado con imagen cenital, desciende poco a poco. Suenan instrumentos de cuerda mediterráneos. Silje, micrófono en mano, comienza a dejar oír su voz suave, con la cabeza alta y mirando al frente. Mueve lentamente la mano, su cara expresa sentimiento, siente cada palabra que dice. Al llegar el estribillo, las cámaras muy oportunamente enfocan a un sector del público, que, al compás de la música, empieza a aplaudir (esto era planeado, ya que en la preselección ocurrió lo mismo dando la sensación que los aplausos nacen en la misma orquesta, luego en el videoclip también se mantienen en el estribillo así que los noruegos en la Green Glens Arena hicieron su trabajo). Silje se balancea tímidamente mientras lleva su canción hasta el final. Fue desde luego una actuación acorde con el intimismo de la canción. El componente vocal, eso sí, de tan suave que quiere ser, resulta débil y a veces, más que cantar, parece que oímos susurrar. En cualquier caso, no pasó en absoluto desapercibida, pues recibió puntos de quince jurados, destacando los tres 12 (de Grecia -que la prefirió a Chipre-, Finlandia y Croacia), cuatro 10 (de Turquía, Alemania, Suiza e Islandia) y dos 8 (Portugal y Chipre). Noruega salía del pozo de los últimos cuatro festivales y revalidaba el quinto puesto logrado en el 88. Hubo versión en inglés del tema titulada "Love's tokens". (Fuente: Aquí)




NÚMERO 3

Canción: Mama Corsica (Mamá Córcega)
Intérprete: Patrick Fiori
País: Francia
Lugar obtenido: 4to. Lugar



Curiosidades: Sta sera cantemu in corsu per te son las primeras palabras en lengua corsa escuchadas en el Festival de Eurovisión. Pertenecen a la canción “Mama Corsica” que Francia escogió para la edición de 1993 en Millstreet... Marie-France Brière, directora de programas de Antenne 2 en la década de los 90, pensó en el cantante Patrick Fiori, impresionada por su voz, para llevar a Eurovisión esa canción compuesta por François Valéry sobre la isla de Córcega. Fiori acababa de ganar en Perpiñan el festival de Les Francophonies con la canción “Au fil de l’eau”. El propio Valéry, autor y cantante de fama en Francia, reconocería años más tarde que compuso "Mama Corsica" con prisas y en una noche. El tema es un canto a la tierra, una expresión de amor a la patria chica con una inflamada ponderación de sus virtudes y sin ecos sociopolíticos (...Ella tiene el corazón grande como el cielo / Es tan sincera como bella / Madre Córcega, es como sus viejas mujeres de negro / Que llevan en ellas su historia / Madre Córcega, parece incluso que el buen Dios / Estuviera locamente enamorado / Dibujándola con sus dedos / Madre Córcega, esta noche cantamos en corso para ti, ... en nombre del amor y en nombre de la amistad, ... el mundo no tiene ojos esta noche más que para ti, ... como si el mundo cantara en corso para saludarte...).

La delegación francesa consiguió una actuación sobria, elegante, vibrante, impregnando de sabor mediterráneo el escenario irlandés, y en la que un comedido Patrick Fiori brilló a gran altura, impresionando a todo el mundo con su voz flexible y potente, verdadero regalo del cielo en aquella noche de flojas voces masculinas. Su interpretación sedujo aquella noche a los jurados europeos, a quienes conquistó sin duda ninguna con su extraordinaria voz y quizá también, por qué no, por esa característica pose seductoramente achulada de galán mediterráneo y esa melenita que ya habían robado varios corazones entre las jovencitas de Millstreet, entre ellas el de la de la representante noruega, que según las malas lenguas volvió a Oslo suspirando por el apuesto francés de 23 años. "Mama Corsica" obtuvo 121 puntos y quedó en 4ª posición tras Irlanda, Reino Unido y Suiza. Con esta 4ª plaza, Francia seguía con la buena racha iniciada en 1990 y que le llevó a rozar la victoria en dos ocasiones, sobre todo en 1991, empatando con el país que a la postre se llevaría el Grand-Prix, Suecia. Casualmente Francia es el único país que se ha visto involucrado en los dos únicos empates por la victoria que se han producido en la larga historia eurovisiva. (Fuente: Aquí)




NÚMERO 2

Canción: Vrede (Paz)
Intérprete: Ruth Jacott
País: Países Bajos
Lugar obtenido: 6to. Lugar



Curiosidades: La elección de Ruth Jacott, de 33 años de edad, por parte de la NOS, dejaba claro su deseo de apostar fuerte, pues se trataba de una cantante con varios años de probada y exitosa experiencia en festivales y musicales así como con impactos en las listas de ventas y con premios de prestigio, y acababa de pisar un escenario de Eurovisión como corista de Humphrey Campbell en 1992. Había participado en los musicales Cats y A night at the Cotton Club representados en varios países centroeuropeos. Había llegado a lo más alto de las listas de éxitos con "Teygo Makandra" en dúo con Hans Vermeulen. Por lo tanto, el tema “Vrede” llegó a Millstreet como favorito. Escrita por Henk Westbroek y compuesta por Jochem Fluitsma y Eric van Tijn, ofrece una potente partitura de un pop up tempo con influencias techno de los nuevos estilos urbanos (fue la primera vez que una canción contaba con un disc jockey usando la técnica del scratching) y sorprende con un insólito texto que habla de los adelantos de la tecnología y el progreso frente al estancamiento y las dificultades en el logro de la paz (...Construimos casas que resisten a los huracanes / Y barcos que navegan a través de cualquier tormenta / Inventamos bombillas que nunca se funden / Sin embargo no es nada fácil mantener la paz / A cada nuevo manzano que nace / La naturaleza no lo dota de oído / Pero a través de la genética intentamos enseñarle / Cómo garantizar su sabor y su calidad...).

Ruth Jacott lució un atractivo look futurista, con un ceñido mono de cuero negro inspirado en la ciencia ficción, defendió su tema techno con una energía apabullante y muy conjuntada en el ritmo y en los movimientos de baile con sus compañeros de coro y teclados, todos de negro futurista igualmente; uno de ellos era Humphrey Campbell, su marido, a quien ella le había hecho los coros el año anterior en Malmö; los otros eran las vocalistas Julya Loko y Roq-E Harrell, el batería Han van Eijk y el teclista-DJ Pim Roos. Los holandeses sorprendieron con la apuesta más innovadora del festival. Sin embargo, su condición de favorita no pudo refrendarla en las votaciones, pues quedó fuera del top5. Llegó hasta el sexto puesto de la clasificación con los 92 puntos recibidos de catorce jurados. Era, no obstante, el mejor resultado desde 1987. Hubo versión del tema en inglés. (Fuente: Aquí)




NÚMERO 1

Canción: In Your Eyes (En tus Ojos)
Intérprete: Niamh Kavanagh
País: Irlanda
Lugar obtenido: 1er. Lugar



Curiosidades: "In your eyes" es el único tema que ha llegado a Eurovisión del músico Jimmy Walsh, aunque ha competido tres veces más en la final nacional (con la banda The Chessmen ha trabajado en Alemania y con otros grupos en Reino Unido y México; desde hace años reside en Norteamérica). Se trata de una balada, clásica, melodiosa y hermosa para unos, rancia y aburrida para otros, que exalta la fuerza del amor (...Construí un muro a mi alrededor, con miedo a salir / Pero, de pronto, una puerta abierta que nunca antes había visto / En tus ojos veo la luz que me guía a casa de nuevo / Es el cielo de tus brazos, mi amor / Mi corazón está en tus manos / En tus ojos todo parece perfecto / Veo para siempre en tu sonrisa / Que esta mujer vuelve a ser una niña...).

Nacida en febrero de 1968 en Dublín, Niamh Kavanagh se inició en la música desde muy pequeña, impulsada por la dedicación profesional de su padre, cantante y saxofonista. Su primera participación en el mundo de la música (hasta entonces trabajaba en el banco Allied Irish Banks) fue en la banda sonora de la popular película dirigida por Alan Parker en 1991 The Commitments, interpretando temas como "Destination anywhere" y "Do right woman, do right man". Por lo tanto, no tenía mayor experiencia en la industria discográfica. Kavanagh fue la decimocuarta intérprete de la gala de Millstreet, entre los cantantes de Francia y Luxemburgo. Lució un aspecto muy clásico; vistió chaqueta granate con pedrería y falda negra estrecha con raja central y lució una cabellera pelirroja cardada con una gran onda sobre la frente. Detrás se mantuvo un coro mixto de tres voces (una de las cuales era la de Garret Wall, que había acompañado a Linda Martin el año anterior). Los arreglos y la dirección orquestales fueron del laureado Noel Kelehan (que ese año también dirigió a Bosnia-Herzegovina) en la 21ª de sus 24 participaciones al frente de la delegación irlandesa entre 1966 y 1998 (entre ellas, cuatro de las que acabaron en victoria). Al margen de las beldades o sopores de la canción, Niam realizó una brillante interpretación vocal que fue premiada por todos los jurados con la cifra record de 187 puntos. Era el segundo triunfo de los tres que llegarían seguidos.

La victoria en Eurovisión, que le llegó a Niam Kavanagh siendo desconocida, y el éxito de ventas subsiguiente ("In your eyes" fue doble disco de platino) parecían el comienzo fulgurante de una sólida carrera, pero no fue así. Su carrera musical, en ámbitos no demasiado abiertos pero con frecuentes apariciones en televisión, se ha centrado en el jazz, blues y soul. En 2010, diecisiete años después de su triunfo en Millstreet, llegó la segunda experiencia eurovisiva. El 5 de marzo ganó la final nacional con la canción "It's for you", con las máximas puntuaciones del público y del jurado, así que se convirtió en la representante irlandesa en Oslo'10. Superó la semifinal como novena clasificada con 67 puntos y llevó a su país a la final después de dos años de ausencia, pero en la noche del sábado se estrelló y con 25 puntos ocupó la 23ª y antepenúltima posición, la segunda peor de toda la trayectoria de Irlanda. (Fuente: Aquí)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada